Un libro analiza los plagios de Bunbury a escritores consagrados

Fernando del Val es escritor y en los últimos días está en el centro de la polémica por el anuncio de su último libro "El método Bunbury". Aunque en realidad el que verdaderamente queda expuesto es Enrique Bunbury, el músico español ex cantante de "Héroes del Silencio", ya que sin muchos rodeos se lo acusa de plagiar fragmentos de otros escritores reconocidos.

El autor asegura haber detectado nada menos que 37 canciones en las que el músico utiliza fragmentos de autores sin citar como Mario Benedetti, Charles Bukowski, Fernando Sánchez Dragó, Blas de Otero, Nicanor Parra, Antonio Gamoneda y Haruki Murakami, entre una larga lista. Los versos bajo sospecha son 539 y obviamente, tiene pruebas:    

- “Hoy amanecí con los puños / cerrados”; “Nos formulan preguntas / que incluyen su semilla de respuesta”; “Ahora que estoy insomne / (…) / quiero morir de siesta”; “Alimenta rumores clandestinos” (La casa y el ladrillo y Geografías, de Mario Benedetti).

- “Amanecí con los puños bien / cerrados”; “Formulas preguntas con semilla / de respuesta”; “Ahora que padeces de insomnio / quisieras morir de siesta”; “(…) en sus rumores clandestinos” (Iberia sumergida, Bunbury, del disco de Héroes del Silencio, Avalancha).

O por ejemplo esta:

- “Tus ojos espadas verdes dentro de mi carne (…) todo tú en el espacio lleno de sonidos en la sombra y en la luz” (Cartas apasionadas, de Frida Kahlo)

- “Tus ojos / espadas dentro de mi carne / me llenan de sonido / en la sombra y en la luz” (Deseos de usar y tirar, Bunbury).

“Buena parte de las letras que Bunbury ha escrito se compone de fragmentos de escritores a los que no cita. En mi libro se demuestra que la práctica ha sido habitual en toda su carrera, y que está presente en muchas canciones suyas con ambición poética y literaria”, afirma Del Val, que se declaró fanático de "Héroes del Silencio" desde su adolescencia y que comenzó una investigación de 25 años, gracias a tener memorizadas las letras de la banda. 

Mientras algunos colegas del músico español salieron a defenderlo alegando que esa es una práctica habitual entre los escritores, otros prefirieron arrancar con el linchamiento virtual. Por su parte Enrique Bunbury mantiene silencio ante las acusaciones y fue su representante el que salió a hablar y luego de defenderlo acusó a los medios que difundieran esta información. Un chinwenwencha.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo