sec-reposera

Pettinato dejó la tele, el país y ahora toca el saxo a la gorra en Nueva York

Un niño observa al músico argentino tocar en el Central Park. Allí nadie conoce motivos para señalarlo por las acusaciones que despertó en Argentina. 

Alguien lo reconoció en pleno Central Park y tuvo que mirar dos veces para dar crédito a sus ojos. Entonces lo grabó: Roberto Pettinato vive en la actualidad de tocar el saxofón a la gorra, en el tradicional parque neoyorquino, en la ciudad adonde se instaló para tomar distancia de las denuncias por acoso sexual y destratos varios que le prodigaron el año pasado mujeres que compartieron espacio laboral tiempo atrás.

La información que publica la prensa chimentera habla de que el ex saxofonista de Sumo y conductor de varios envíos televisivos como Duro de domar y Un mundo perfecto alquiló un departamento en Nueva York junto con un amigo y allí se instaló. Fue la solución para alejarse de las acusaciones que le llovieron el año pasado en cascada. 

Primero había sido Josefina Pouso, quien reveló un día, en plena efervescencia del caso Juan Darthés: "No me daba la palabra porque le pegué en el camarín y le dije ‘la próxima vez te rompo la cara y explicale a tu mujer por qué’. Hubo una trompada en el estómago. Se la pegué yo en el camarín. A partir de ese día empezó a hacerme a un lado en el programa", dijo entonces la panelista de Un mundo perfecto.

Otra de las mujeres que trabajaron junto a Pettinato, Mariela Anchipi, lo acusó de haberla acosado cuando ella tenía 20 años. También Karina Mazzocco contó al aire y con los ojos húmedos que trabajar con Petti había sido complicado. La modelo Emilia Claudeville reveló por su parte: "Pettinato me tocaba y me chupaba el cuello", Martina Soto Pose que dijo que fue besada a la fuerza, y Fernanda Inglesias, que relató una terrible experiencia: "Roberto Pettinato se masturbó adelante mío". 

Ahora lo vieron instalado en la Gran Manzana. Angel de Brito, de Los Angeles de la Mañana, presentó un video en el que Pettinato aparece tocando su instrumento en el Central Park y aceptando propinas en una gorra. "Me dijo que recibió 30 dólares en 25 minutos", comentó el conductor de TV. Y a continuación leyó un mensaje que le envió el propio Pettinato: “No voy a vivir más en la Argentina, puede que hagamos la última entrevista”. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo