Feliz. Muy feliz. Así se lo escuchó al atleta santafesino Germán Chiaraviglio, ganador de la medalla de plata en salto con garrocha en los últimos Juegos Panamericanos de Toronto. “En el atletismo nos cuesta llegar a la gente, y es un orgullo mostrar lo que hacemos y que la gente se entere”, celebró.

En diálogo con Sí 98.9 desde Holanda, donde se encuentra entrenando con el equipo argentino para el Mundial de Atletismo en China a fines de agosto, el joven analizó su doble triunfo, donde superó tanto su récord propio como el récord nacional en salto con garrocha.

“Estoy muy feliz porque fue una competencia bastante dura para mí”, admitió. Remaró lo que representa para él haber mejorado su propia marca, “más la medalla de plata”.

Consultado sobre su participación a futuro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, respondió: “Estoy tranquilo que ya estoy clasificado, porque en atletismo el tiempo y la marca son muy objetivos”.

Explicó que para llegar a la cita olímpica, “ponen una marca mínima en un período de tiempo, y por suerte la pude hacer. Era de 5,70 metros”. Destacó: “Es tranquilizador saber que a más de un año ya estoy clasificado”.

El periodista Marcelo Lewandowski analizó su reciente logro, que fue alcanzar 5,75 metros y le preguntó “¿Qué hace falta para superarlo ahora?”. A lo cual, Germán respondió estar “contento de haber superado mi marca varias veces”. Confesó emocionado: “Ni hablar que llegué a 5,75 que nunca lo logré en mi vida. Estoy en un momento muy confiado con el salto, sentir las diferentes partes del salto, y focalizado psicológicamente. Ojalá falte poco para llegar a más”.

También en el estudio, la ex deportista olímpica y Leona, Ayelén Stepnik, remarcó la importancia de agradecer la creación del Enard y la ayuda que brinda a los atletas la Secretaría de Deportes de la Nación, ya que interpretó que esto es lo que hace posible “que hoy los argentinos podamos disfrutar de estos resultados y clasificaciones”.

En coincidencia con Stepnik, Chiaraviglio destacó que “el Enard está haciendo bien las cosas”, dado “la tranquilidad que tuvieron los atletas para prepararse para Toronto”. Y eso fue fundamental, consideró: “Nos dieron la posibilidad de entrenar donde los equipos se proponían, y no escuché que se haya objetado a ninguno”. Finalmente, el atleta detalló que el Enard funcionó como contención a muchos. “Nos acompañaron a los deportistas desde antes hasta Toronto, cosa que antes no ocurría”, sostuvo.