Mauricio Caranta preocupó a todo Rosario Central cuando a los 28 minutos del primer tiempo recibió un duro golpe en su rostro que lo obligo a recibir pronta atención por parte del cuerpo médico. El arquero se bancó el dolor durante casi todo el partido y luego se supo que sufrió una fractura expuesta de tabique.

La noticia, sin embargo, no es tan mala. Es que el cordobés de 37 años no tendrá que pasar por el quirófano como se supuso en un comienzo. El parate del próximo fin de semana, debido a las elecciones nacionales, también ayuda.

Aunque probablemente deba atajar con una máscara protectora, seguramente Mauricio Caranta estará presente en el choque ante Quilmes, válido por la fecha 20 y a disputarse dentro de dos semanas.