Por Leandro Busatto (*)

A 45 años del último golpe cívico militar que instauró la dictadura genocida más atroz que recuerde la historia argentina, es importantísimo seguir construyendo políticas públicas de Derechos Humanos que profundicen la lucha por la memoria, la verdad y la justicia.

Durante todo este tiempo fueron las Madres, las Abuelas y los organismos quienes nos abrieron paso para que las fuerzas políticas que formamos parte de la democracia argentina podamos embanderar la lucha por la memoria de nuestros compañeros y compañeras muertos y desaparecidos, y para condenar y repudiar cualquier atentado contra la democracia.

En el reclamo de una sociedad más justa y en la idea de construirla a partir de la militancia política viven todas y cada una de las luchas de nuestras compañeras y compañeros y también en la actualidad el desafío de seguir profundizando una sociedad que reivindique los valores de la igualdad, la justicia, y en el caso del peronismo la soberanía y la independencia económica.

Aprovecho este 24 de marzo muy especial por la pandemia que nos toca atravesar para rendir homenaje a los 30.000 compañeros y compañeras muertos y desaparecidos, y a la lucha de las Madres y Abuelas y de los organismos que han hecho posible que hoy tengamos memoria, verdad y justicia para no olvidar, para seguir construyendo una patria entre todas y todos, y poder seguir sosteniendo una política pública de Derechos Humanos que resista cualquier temporal neoliberal, cualquier 2x1 sin ningún tipo de escrúpulos y cualquier intento que haga la derecha más recalcitrante de garantizar la impunidad a partir del aparato judicial.

Reivindicar a Néstor Kirchner, a Raúl Alfonsín, a los presidentes que han hecho claramente una huella en Derechos Humanos, que nos han permitido volver a creer en las instituciones de la democracia y en gobiernos populares. Creo que lo que Néstor hizo es emblemático de lo que la política puede conseguir cuando hay decisión y lo que un gobierno puede perforar cuando la sociedad reclama para construir memoria, verdad y justicia. Por eso lo reivindico y recuerdo como si fuera ayer, fue un gesto que al bajar un cuadro, formó miles. 

 

(*) Diputado provincial Partido Justicialista