¿Cómo hacen las luciérnagas para fabricar su luz?

En criollo se los llama con la prosaica definición de “bichitos de luz”, pero ni aún con el adecuado nombre de lo que son -luciérnagas- se había podido arrimar una explicación acerca de cómo y por qué estos insectos producen luz.

Ahora resulta que un grupo de científicos suizos y taiwaneses ha investigado el asunto y concluido en la hipótesis más obvia: que se trata de un código de comunicación esos pulsos rápidos de luz que emiten desde su vientre.

Un informe de la revista Physical Review Letters reproduce las principales conclusiones del informe y señala que las luciérnagas emiten luz cuando un compuesto llamado “luciferina” se descompone, y que utilizan un sistema que podría tener múltiples aplicaciones potenciales. Ahora, gracias a este estudio, ha podido ser descrito el proceso completo de esta iluminación tan particular.

La reacción química que provoca esa iluminación necesita oxígeno y, hasta ahora, se desconocía cómo lo suministraban a las células. Para averiguarlo, los expertos utilizaron una sofisticada técnica de imagen -microtomografía- para reproducir la “linterna” (el órgano que produce la luz) ubicaba en el abdomen de la luciérnaga y consiguieron trazar de qué forma el oxígeno era suministrado a las células emisoras de luz.

Al aplicar esta técnica en luciérnagas vivas, pudieron ver, por primera vez en la historia, toda la estructura de la “linterna” y hacer evaluaciones cuantitativas acerca de la distribución del oxígeno. Así, la luciérnaga desvía el oxígeno disponible de otras funciones celulares y lo deriva a la reacción que descompone la luciferina produciéndose la bioluminiscencia.

“Las técnicas que utilizamos tienen una ventaja sobre, por ejemplo, las técnicas convencionales de rayos X, los cuales no pueden distinguir fácilmente entre los tejidos blandos”, explica Giorgio Margaritondo, coautor del estudio.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo