A pesar de la falta de apoyo por parte de la Asociación de Fútbol Argentino, las chicas de la selección femenina de fútbol ganaron con contundencia el repechaje ante Panamá y obtuvieron la clasificación al próximo Mundial. “Fue duro pero la peleamos y por suerte pudimos salir adelante y clasificar al Mundial”, contó Vanina Correa, arquera de la albiceleste, en diálogo con Fede Fritschi en Sí 989.

La rosarina de 35 años se desempeña actualmente en el Club Deportivo y Social Lux y anteriormente lo hizo en Renato Cesarini, Boca y Banfield. En tanto, comenzó a jugar al fútbol a los seis años en una liga de varones de Villa Diego Oeste y después pasó a Rosario Central. Debutó en la Selección Sub 19 en el año 2000, con apenas 16 años y desde entonces no paró de remarla dentro de la cancha.

“Estuvimos dos años sin competencia y empezamos a entrenar el año pasado. No teníamos viáticos y el vestuario era muy chiquito para 26 jugadoras. Así no podíamos seguir y decidimos hacer un paro. Después de eso nos recibió (Claudio) Tapia. Recién este año nos dieron más importancia”, contó Vanina sobre los obstáculos que debieron enfrentar en el último tiempo de preparación.

Por otro lado, explicó que unas diez futbolistas del plantel se desempeñan en clubes del exterior, en su mayoría en España y que existen grandes diferencias con lo que sucede en la Argentina. “Allá es profesional, se dedican pura y exclusivamente al fútbol” señaló y agregó: “Nosotras recién estamos arrancando y es duro en todos los aspectos”. 

En este sentido, indicó que en el país “hay muchas escuelas de fútbol pero no hay ligas e inferiores de mujeres que permitan crear una base de jugadoras”. En tanto, contó que “muchas nenas juegan con varones hasta los once años y después en cancha de once no pueden seguir” y agregó que “las ligas empiezan a partir de los 14 años por lo que se pierden muchos años de formación”.

Asimismo, señaló un “cambio” sobre la participación de las mujeres en el deporte: “Ahora hay más chicas que quieren jugar al fútbol y cada vez más chiquitas. Queremos generar pasión y que las que vienen de abajo quieran vestir la celeste y blanco”.

Por último, Vanina señaló entre risas que en el grupo “no hay amigos de Messi”. “Somos todas iguales” aseguró la rosarina que formará parte del plantel que viajará a Francia para participar de la cita máxima del fútbol femenino tras doce años de ausencia con el objetivo de seguir haciendo historia.