Seguramente notaste que en el último mes tus sueños cambiaron y de repente son bastante extraños y vívidos. Y sí, la cuarentena y toda la situación actual puede ser la causante.

Generalmente, el sueño es afectado por los estímulos que recibimos constantemente, y durante esta pandemia factores como el estrés, la rutina perdida, la soledad y la interrupción de nuestras relaciones sociales han hecho que nuestros patrones de sueño se volvieran más desconcertantes de lo que solían ser.

Rubin Naiman, psicólogo, profesor clínico asistente de medicina y especialista en sueño de la Universidad de Arizona, sostiene que cuando sucede algo fuera de lo común (como una pandemia), nuestro cerebro decide procesar la experiencia a través del sueño. Es por eso que las experiencias “difíciles de digerir” pueden depararnos sueños extraños. “En un momento como este, todos estamos digiriendo directa o simbólicamente información de la amenaza, sobre el contagio”, explica Naiman.

Por su parte Deirdre Leigh Barrett, profesora en el departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard, remarca otra posible razón para estar soñando tanto: la tendencia a dormir más de lo normal mientras cumplimos la cuarentena.

“El recuerdo de los sueños está muy co relacionado con la cantidad de horas que dormimos, y la mayoría de la gente está normalmente bastante privada de sueño”, explicó Barrett. La especialista agregó que si alguien no dormía lo suficiente y recién ahora está poniéndose al día, puede experimentar sueños más intensos.

Los consejos más prácticos son los que tienen que ver con tratar de establecer una rutina lo más parecida a la que tenías en tu vida cotidiana. Es decir, dormir a cierta hora, despertar temprano y desayunar siempre a la misma hora. Aunque no evitar las emociones y reconocer lo que sentimos, también puede ayudarnos a no sufrir ni padecer todo lo que vivimos durante este tiempo tan particular.