sec-corbata

Cristina confesó que le "duele" el paro general

La mandataria afirmó no estar "enojada" por la medida de fuerza, pero consideró que si "hubiera habido trenes o subtes, si no hubiera habido una huelga de transporte, no hubiera habido paro general y todos habrían ido a trabajar"

Este martes, en el marco de un paro general que se sintió con fuerza en Rosario, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner decidió dar una concisa respuesta de 30 minutos a la dirigencia sindical. 

Hizo una confesión: aseguró que le "duele cuando hacen un paro” porque los que protestan "tienen un trabajo y bien remunerado se olvidan de los que todavía están afuera”. Consideró que “hacen un paro porque tienen que ceder un poco de su sueldo para otros compañeros".

Además, afirmó no estar "enojada" por la medida de fuerza, pero consideró que si "hubiera habido trenes o subtes, si no hubiera habido una huelga de transporte, no hubiera habido paro general y todos habrían ido a trabajar: eso lo sabemos todos".

El discurso fue en el marco de una cadena nacional que se emitió este lunes a las 18.20 horas, al encabezar el acto de inauguración de una red de agua potable para una zona del partido de La Matanza, en el Gran Buenos Aires.  

Tras valorar la decisión de Néstor Kirchner de recuperar AySA, al inaugurar la ampliación de la red de agua potable en La Matanza, expresó a la multitud presente en el acto inaugural: "Ustedes van a las movilizaciones por el agua, por el pavimento, por la universidad", en un tiro por elevación a quienes decidieron  hacer un paro este martes para reclamar por el impuesto a las Ganancias.

"Como decía Evita, le tengo más miedo al frío de los corazones de los compañeros que se olvidan de donde vinieron que al de los oligarcas", agregó.

Además remarcó que "hoy en la Cámara de Diputados estamos nacionalizando los ferrocarriles y sin embargo tenemos una dirigencia sindical que convoca al paro".

La mandataria manifestó en este mismo orden que "no hay que confundir jamás a los trabajadores con algunos dirigentes sindicales porque sería injusta si generalizara" y aseveró que se refería a "uno de ellos, emblema de los '90, que se refería a nuestro ministro de Economía (Axel Kicillof) como 'rusito' por ser judío", en clara alusión al gastronómico Luis Barrionuevo.

Luego resaltó que está esperando "si la dirigencia de la comunidad le hace denuncia por discriminación" y agregó que "parece mentira que después de las cosas que nos han pasado a los argentinos exista esa discriminación".

Finalmente, la presidenta se dirigió a los trabajadores y les recordó que antes de la llegada del kirchnerismo al gobierno nacional no había un "consejo de Salario Mínimo, Vital y Móvil, ni Convenciones Colectivas de Trabajo"; y criticó que hoy en Diputados se están "nacionalizando los ferrocarriles para todos los argentinos y tenemos una dirigencia sindical que convoca al paro".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo