sec-corbata

Fernández (se) asume; gobernadores apuran; el Palacio de los Leones flacos

Un repaso con lupa de tres temas de peso de la semana. Fernández cada vez más presidente; los gobernadores patalean y construyen; la transición municipal cortada por números en rojo

El Palacio de los Leones flacos

En el final de su mandato, la intendenta Mónica Fein ajustó el cinturón. A sólo tres meses de finalizar su segunda gestión y en el pico de la crisis de la economía nacional, anunció una serie de medidas para reducir gastos en distintos rubros del ámbito municipal para poder llegar con aire al mes de diciembre.

El Ejecutivo municipal quiere descartar un incumplimiento de salarios que generen conflictos como está ocurriendo en más de 30 localidades de la provincia. Para completar la señal, encargó al Tribunal Municipal de Cuentas una auditoría sobre el estado de situación económico y financiero del municipio.

Si la gestión saliente se enfoca por no tener conflictos y cuidar lo poco que hay en la alcancía, la pregunta es, entonces, con qué se encontrará Pablo Javkin al asumir. En el mientras tanto se aceleraron las negociaciones por la transición con un encuentro entre Fein y el intendente electo.

De nuevo: si la preocupación de Fein se debe a un escenario económico “extremadamente delicado” como señaló, a Javkin se le suma la intranquilidad de tener que iniciar desde cero un mandato con inconvenientes financieros como pasivos que aparentemente pesan una tonelada. Se verá con la auditoría si es para espantarse o no. 

Además, deberá lidiar con el peso que significa el fin de una era política de 30 años, la socialista, con sus improntas y modos afincados, y con una planta de recursos humanos voluminosa que hasta ha nutrido a la Provincia y seguramente buscará el cauce en la municipalidad.

Sobrevuela una incógnita surgida de la mano de la austeridad inexorable que acaba de comenzar Fein: qué espesor se le dará al nuevo Presupuesto. ¿Habrá recortes en partidas pero aumentos en las de perfil social? ¿Habrá reducción de áreas o un eficiente mantenimiento de los recursos? En ese equilibrio seguramente se debe estar pensando.

Ya en las últimas semanas se estuvo reuniendo el actual secretario de Hacienda, Santiago Asegurado, con un grupo reducido de personas del equipo entrante, entre ellos Gustavo Signago, Nicolás Gianelloni y el propio intendente electo que no pierde pisada de nada. Cuestiones técnicas que fueron transformándose con las novedades nacionales.

Incluso Javkin y Fein se juntaron este viernes para afinar detalles de la transición que se ha visto modificada de manera obligada desde la crisis desatada pos Paso. La confianza entre ambos será un valor excluyente en el proceso.

Inevitablemente el impacto de la crisis en las arcas municipales moldeará el perfil que quiera darle Javkin a su gestión, al menos en los primeros meses. Por ahora el intendente electo no muestra las cartas y mantiene reserva de sus movimientos.

Fernández (se) asume

El presidente Mauricio Macri se encuentra enfocado principalmente en evitar volatilidad del tipo de cambio para así llegar a las elecciones de octubre. ¿Con chances? Ni siquiera el propio presidente se mueve con tanto entusiasmo como el que intenta demostrar el jefe de Gabinete, Marcos Peña y algún que otro dirigente que se resiste a ver que la persiana empezó a bajar. "Fue un palazo", definió Macri el resultado de las Paso en un sincericidio más.

Peña vuelve a recurrir a la cercanía para recuperar votos con una especie de telar de la abundancia: pide que cada macrista logre convencer a diez personas. Con eso dice que le cierran los números.

Sin embargo, hay dos actitudes más allá de la de un Macri desanimado que finiquitan el asunto antes de octubre. Una es la del propio Fernández, que ya se mueve como presidente electo. La otra es la del llamado Círculo Rojo, es decir, el empresariado de peso que empezó a tirar lazos y hasta sonrisas para ser potenciales aliados.

El propio Fernández hasta hace pocos días se cuidaba de mostrarse como ganador pero luego del cruce de llamados con el presidente por la situación económica logró sumar para sus activos. El significante puede no escucharse pero el significado está cantado.

Las aclamaciones tanto de la prensa como del mencionado establishment empresarial –con algunos conversos dando vuelta- son fructíferas sobre todo cuando Fernández saca a relucir la palabra “reconciliación” que suena cada vez más verosímil.  

Sentado en un foro organizado por Clarín, habló de la necesidad de “una nueva etapa” y crear un “nuevo modo de vivir, convivir, y de funcionar”. El guiño fue justamente al mismísimo Grupo Clarín, en su casa y frente a Héctor Magnetto a quien le dirigió unas palabras. Todo un mensaje. El respaldo del multimedio estaría descontado. Tu capital me sirve, el mío te servirá.

Otro dato que demuestra a un Fernández presidente es que empezó a darle voluntariamente otro sentido a la transición. Está en modo chillout pero no se duerme. Esquiva cada vez menos hablar de posibles políticas de gestión y así va rompiendo ese equilibrio entre el candidato y el casi presidente.

Esto logra un ambiente de victoria que lo impulsa a hablar con vehemencia y el espesor de un mandatario. “Le ponemos mucho dramatismo a este momento. Es sólo el fin de un gobierno y el comienzo de otro”, soltó para graficar su estado.

Gobernadores apuran

Con la crisis desatada pos primarias se apagó del todo una pipa de la paz pero se terminó de encender otra. Los gobernadores no oficialistas cortaron todo vínculo definitivamente con el gobierno nacional y terminaron de darle sustento al fernandizmo. En la vorágine arrastraron a otros mandatarios no peronistas, entre ellos Miguel Lifschitz, que terminó firmando el rechazo a las medidas económicas del gobierno por restarle recursos a las provincias.

El gobernador santafesino llegó al encuentro en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) con la idea de reclamar pero de manera mesurada. Pero la impronta de la liga de gobernadores peronistas lo empujó a firmar el durísimo documento a través del cual solicitaron al Gobierno Nacional que retrotraiga el congelamiento de los combustibles, el IVA y Ganancias "en resguardo de las finanzas provinciales". Sino llevarán un pedido de amparo a la Corte Suprema de Justicia.

Santa Fe siente el golpe en el déficit y hasta en la posibilidad de no poder activar la cláusula gatillo para los empleados estatales y de la administración provincial. Como nunca en cuatro años, Lifschitz habló de “repensar la situación” junto a los gremios. Por ahora tantean el ánimo de éstos, tratando de contener para luego negociar. 

El factor común de la liga de gobernadores peronistas fernandistas -quizás se engorde si asume el nuevo gobierno- es el orden financiero y de recursos. El gobierno de Macri sacó aportes, compensó en algún momento pero terminó podando subsidios y partidas a lo pavote. El de los gobernadores es un gesto para sus arcas pero también de impulso a la gestión de un Alberto Fernández que asoma cada vez con más poder.

El candidato a vicepresidente del oficialismo, Miguel Pichetto, y el encargado de polarizar, pasó este viernes por Rosario y no se pudo contener. Afirmó que los gobernadores que se oponen a las medidas fiscales del Gobierno “están en contra de la gente y contradicen el discurso de Alberto Fernández”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo