sec-corbata

Condenaron al mecánico que mató al cadete, y estalló la bronca en Tribunales

Los jueces Zvala, Cosgaya y Pérez de Urrechu condenaron a Juan Carlos Schmitt a 5 años de prisión, y no a 10 como había pedido la fiscalía. Entendieron que la muerte del cadete Damián Orgaz -a manos de ese conductor que lo embistió a más de 100 kilómetros por hora en barrio Belgrano- fue un accidente y no un homicidio. Indignación de familiares de la víctima y de organizaciones por la seguridad vial

Schmitt consiguió que el criterio del tribunal encare hacia la figura del homicidio culposo, sin dolo eventual.

En un clima de tensión, los jueces Rodolfo Zvala, Raquel Cosgaya y Gustavo Pérez de Urrechu dictaron este miércoles la sentencia contra Juan Carlos Schmitt, el mecánico de barrio Belgrano que en marzo del año pasado atropelló y mató al cadete Damián Orgaz cuando circulaba a más de cien kilómetros horarios a bordo de un Audi TT por la diagonal Río Negro. El criterio del tribunal asumió que Schmitt cometió homicidio culposo solamente, por lo que lo condenaron a 5 años de prisión y a diez años de inhabilitación para conducir vehículos. La fiscalía había pedido diez años de prisión.

El desenlace del juicio oral disparó la indignación de los deudos de la víctima y de miembros de las organizaciones que batallan por la seguridad vial, que se encontraron en el hall de la Oficina de Audiencias de Tribunales. Es que ellos, como querellantes, y la fiscalía había requerido que a Schmitt se lo juzgara por el delito de homicidio culposo con dolo eventual, una figura que es más grave por cuanto supone que su autor estaba consciente de que su accionar -conducir un auto a más de 100 km/h en una calle pública- podía causar la muerte de terceros, como finalmente sucedió.

En un marco de angustia para los allegados al recibir la noticia del dictamen, la activista Mónica Gangemi analizó tras saber el fallo que "el problema de esta condena es la cobardía de los jueces, que decidieron un fallo injusto, poco ecuánime y nada equitativo". Según Gangemi, si la causa no es caratulada como dolo eventual, "no quedan derechos a los santafesinos". De esta manera, anticipó que la querella cuestionará la sentencia ante la Cámara de Apelaciones.

 
 

Los fiscales Valeria Piazza Iglesias y Florentino Malaponte evitaron objetar el veredicto, ya que aún no conocen los fundamentos pero recordaron que "la fiscalía pretendía una condena por dolo eventual", ya que se trataba de "un homicidio doloso básicamente por la velocidad desarrollada, en contramano 125 km por hora en promedio (pudo haber sido más) y en una calle conocida, sabiendo el peligro que eso generaba", destacó Malaponte. No obstante, reconocieron que la pena aplicada es la máxima que el Código Penal depara para el delito de homicidio culposo. Sólo que el planteo fiscal había apuntado a otra clase de valoración por cuanto entienden que este caso no fue un accidente con una consecuencia fatal imprevista, sino que el desenlace era una posibilidad que debió estar presente en el conductor al acelerar el coche deportivo aquél anochecer fatídico en la diagnola Río Negro, cuando Orgaz volvía de entregar un pedido al bar Tento, de la avenida Mendoza, donde trabajaba junto con su madre.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo