sec-juego

Independiente hizo un partidazo en el Maracaná y ganó la Sudamericana

Independiente obtuvo la Copa Sudamericana en el histórico estadio Maracaná, de Río de Janeiro, tras empatar en la final 1 a 1 con Flamengo, reivindicando su "mística" internacional, esa que lo sigue sosteniendo como el "Rey de Copas" del fútbol argentino.

Con esta conquista que además le permitirá retornar a la Libertadores, la que más ganó en la historia (siete, sin perder todas las finales que disputó), recuperó, o empezó a recuperar un lugar en la historia de la mano del director técnico Ariel Holan, el "técnico-hincha" que le refrescó el "paladar negro" tradicional.

Desde el arranque, con el fútbol de los "chiquitos" Martín Benítez, Maximiliano Meza y Ezequiel Barco, los tres hacedores de juego instalados por detrás de Emanuel Gigliotti y por delante de Domingo y Diego Rodríguez, a Independiente le alcanzaba para adueñarse del desarrollo del partido. Con un ritmo sereno y sin apuros, logró mantener el partido.

 

 

Sin embargo, cuando parecía tener todo controlado, el "rojo" volvió a padecer en el juego aéreo con un tiro libre cruzado desde la derecha que conectó de cabeza en el segundo palo Everton, rechazó al revés Domingo y Lucas Paquetá convirtió entrando sobre el poste izquierdo del arco defendido por Martín Campaña.

Tras el impacto inicial, el "rojo" volvió por su juego, y se lo fue llevando a la rastra con la pelota en el piso al discreto conjunto brasileño, y no pasaron ni 10 minutos que el peruano Miguel Trauco tocó a Meza cuando ingresaba al área y el consecuente penal lo ejecutó Barco, quien con 18 años se paró frente al arquero César y un Maracaná repleto, para definir con la categoría de un veterano. 

El segundo tiempo fue similar: Independiente aprovechando los contrataques y Flamengo sin abrumar. La Copa fue merecida para el equipo argentino. Sólo quedó festejar.        

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo