El flequillo más famoso de Argentina cumple 95 años de vida. Carlos Salim Balaá, según su "libreta de enrolamiento", y Carlitos Balá para el pueblo, sobre todo para generaciones de quienes hoy están entre los 60 y los 40 pirulos que de niños rieron y aprendieron con las canciones y el humor cándido del comediante.

Nació el 13 de agosto del '25 y no dejó medio por tocar: televisión, teatro, cine, discos, radio, circo, siempre con el humor y la empatía con el público infantil como marca. 

Frases como "¿Qué gusto tiene la sal?", "un kilo y dos pancitos", "dígame: meeee" o el famoso "gestito de idea" se acuñaron en el ADN de la cultura popular del país, y ni hablar del chupetómetro que obligó a miles de niños a dejar el chupete.

Arrancó como artista callejero, subido a los colectivos para hacer monólogos, contar chistes y recaudar a la gorra. Todavía responde el cariño de la gente en una cuenta de Facebook que hicieron sus fans.

Ya grande, a los 80, se le dio por visitar jardines de infantes para merendar con los chicos y seguir retirando chupetes según su causa histórica.

En su trayectoria se cuentan una veintena de películas, misma cantidad de discos con canciones que todavía animan fiestas infantiles, y numerosos ciclos televisivos. 

Por todo eso, hoy es uno de los trending topics en Twitter.