Barcelona de Guayaquil realizó la tradicional presentación de su equipo en un amistoso en su estadio. El conjunto local perdió 1 a 0 pero nadie tuvo tan mala noche como uno de los hinchas.

En el entretiempo, el director puso a trabajar a la llamada Kiss Cam, aquella que enfoca a personas dándose un beso y se transmite en la pantalla gigante del estadio donde todos lo ven. El hincha en cuestión estaba a los besos muy acaramelado en la platea pero rápidamente frenó tal actitud al notar que la Kiss Cam lo estaba tomando. 

Ambos se dejaron de abrazar de una manera muy evidente, se pusieron nervisos y la cara del hombre se fue transformando hasta ponerse colorado e incómoda. Claramente estaba de trampa. Inmediatamente, la imagen se viralizó en las redes sociales y entre tantas bromas se publicó la verdad. Se trataba de una infidelidad sin dudas ya que en su usuario de Facebook se muestra en pareja con otra mujer.