Si andar con barbijos por la calle da la sensación de estar viviendo en un futuro distópico, la nueva propuesta de Renault va a sumar en ese sentido.

La reconocida marca francesa prepara un prototipo de vehículo eléctrico y autónomo que ofrecerá la posibilidad de estirarse o achicarse en el caso de que necesite una segunda batería.

Uno de los problemas que presentan los autos eléctricos es que sus baterías suelen ser muy pesadas. Por eso, Morphoz podrá agrandarse y alargarse hasta 40 centímetros para generar espacio para una segunda batería y ofrecer un 75% más de autonomía.

Desde Renault lo califican como el primer “auto vivo” y se espera que para el 2025 ya esté dando vueltas, ya sea en su versión pequeña llamada “City”, o alargado y más ancho.