Hace 20 años el psicólogo Arthur Aron hizo un relevante descubrimiento: cuatro minutos mirando a alguien te acercan a esa persona como ninguna otra cosa. Utilizando esa premisa, Amnistía Internacional (AI) publicó hace unos días su nueva campaña.

La ONG vuelve a poner de manifiesto el drama de los refugiados en Europa, en esta ocasión poniendo frente a frente a europeos y refugiados de diferentes países y haciéndoles mirarse a los ojos.

Miradas profundas, lágrimas, juegos y charlas protagonizan este emocionante video en el que AI quiso hacer énfasis en que no hay diferencias entre seres humanos. “Para hablar de los problemas de los refugiados, acostumbramos a utilizar un lenguaje deshumanizado que reduce la tragedia a números y estadísticas”, denuncia la organización de defensa de los derechos humanos. “El sufrimiento atañe a personas reales que, como nosotros, tienen familias, seres queridos, amigos, sus propias historias, sueños y metas”, agregó.