Es, literalmente, una lengua artificial para lamer gatos. El Licki Brush es un nuevo invento dedicado especialmente a los dueños de felinos que trata de recaudar plata para poder fabricarse.

El aparato es un cepillo con forma de lengua que se agarra con la boca para que el propietario pueda simular que lame al minino. Según sus creadores, esto permitiría crear un vínculo más fuerte con el animal.

Lo que está claro es que las imágenes promocionales del invento son, cuanto menos, divertidas. ¿Cuántos dueños de gatitos querrían comprar uno de estos?