A veces los goleadores hacen la más difícil y fallan en la más sencilla. Algo de eso le pasó a Marco Ruben, que vive un momento inmejorable.

Iban 4 minutos de juego en Florencio Varela cuando Martínez le cometí penal a Cervi. El “9” agarró la pelota, la acomodó, pateó y… su remate se fue a las nubes.

Minutos después Ruben tuvo revancha y volvió a demostrar que, por ahora, es el mejor delantero del campeonato.