River Plate se clasificó para los octavos de final de la Copa Libertadores al superar en cancha de Independiente a San Pablo por 2 a 1, lo que derivó en la eliminación del equipo brasileño a una fecha de finalizar el Grupo D que lidera el ecuatoriano Liga de Quito con dos puntos de ventaja sobre los "millonarios", a los que visitará el 20 de octubre para definir el primer puesto de la zona.

La victoria riverplatense ratificó el rendimiento en alza del joven Julián Álvarez, el cordobés de 20 años que marcó los dos goles de su equipo. Diego Costa, de cabeza, igualó para los paulistas, todos en el primer período.

El partido tuvo un desarrollo intenso, con los dos equipos atacándose mutuamente desde el arranque, aunque la prematura conquista riverplatense, a los 11 minutos, obligó a los visitantes a redoblar energías en pos de al menos una paridad que le permitiera seguir con vida. Llegó el empate de cabeza desde un tiro de esquina.

Esta conquista volvió el partido a la escenografía inicial, con River yendo a buscar el desnivel nuevamente sin especulaciones, llenando los espacios en campo brasileño y jugando un fútbol de alto nivel, que desmentía a cada instante la falta de competitividad que sufrió el equipo por seis meses, hasta la reanudación de esta Libertadores.

Y como producto de este buen juego, con triangulaciones por el centro del ataque, rápidas y precisas, llegó River a su segunda conquista, luego de tres pases que tuvieron como protagonistas a Ignacio Fernández, Nicolás De la Cruz y Álvarez como vértice para la definición con un remate a la altura del punto penal.

 

CONMEBOL Libertadores on Twitter