Gianluigi Donnarumma protagonizó un blooper a los cinco minutos del arranque del partido, y pudo costarle caro. Por querte para él, finalmente su equipo, el Milan, logró darlo vuelta y ganarle al Udinese por 3-2 en el último minuto
 
El arquero tomo la decisión de salir fuera del área a pelear una pelota llovida que llegaba desde el costado izquierdo. Pero lo anticiparon, y la jugada terminó con la apertura del marcador en los pies de Jens Larsen que acertó desde allí al arco vacío.