El estadounidense Floyd Mayweather marcó la historia del boxeo al ser campeón en cinco categorías diferentes y retirarse sin haber perdido nunca una pelea. Su último enfrentamiento fue contra su compatriota Andre Berto en septiembre de 2015. Sin embargo, los rumores de una vuelta fueron materializados el pasado domingo cuando el campeón compartió en sus redes sociales el anuncio de una próxima y particular pelea: será contra el irlandés Conor McGregor, el campeón de Artes Marciales Mixtas (MMA), una disciplina muy distinta al boxeo.

Si bien todavía no hay fecha ni lugar para el encuentro, ambos competidores hicieron los adelantos pertinentes: la pelea será transmitida sólo por pay-per-view (prepago) en la cadena CBS. La naturaleza inédita del encuentro, además del hecho de que no estará en juego ningún título (porque ambos competidores pertenecen a disciplinas diferentes), hace suponer que será una exhibición con fines estrictamente recaudatorios, pero no por eso menos competitiva. El boxeador sigue haciendo honor a su apodo: "Money" (dinero).

Mayweather, que mantiene un histórico invicto de 49 peleas (entre las cuales cuenta con dos victorias al "Chino" Marcos Maidana), ya aclaró que se medirán en un encuentro de boxeo, y no de MMA o de un híbrido entre ambas disciplinas. También trascendió que el boxeador se comunicó con Freddie Roach, entrenador del filipino Manny Pacquiao y el puertorriqueño Miguel Cotto (ambos derrotados oportunamente por Mayweather), para decirle que acepte entrenar a McGregor en caso de que este se lo pida.

McGregor, peleador estrella de la UFC (la organización más importante de la disciplina MMA), ya había posteado el 8 de mayo en su cuenta de Instagram una enigmática imagen en la que se veía a ambos competidores frente a frente, con la leyenda "Boxeo vs MMA". Esa misma fotografía compartió Mayweather en sus redes, a modo de anuncio oficial.