Un veranito anunciado

Desde antes de las siete, el día sugería un calor húmedo que acompañará durante toda la jornada. La máxima será de 33 grados, ideal para refrescarse en la pileta a cada rato, salir a beber algo y darse otro chapuzón. Esto es un indicio del verano rabioso que se espera.     

El cielo estará nublado, como cubriendo a Rosario de los rayos fuertes. Para desinflar el sofocón, habrá vientos leves del sector oeste rotando al norte, y por la noche se levantará cada vez más la brisa.

El viernes se espera un infierno encantador, a pocos días del inicio del verano.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo