La bestia azul: Facebook es una farsa

Surfear

Protestar chillar putear alarido emergencia me gusta me/gustás

Chatear ____ :) :(  _____ Sentir

Desear
                                                 envidiar
                                                             criticar
                                                                        aborrecer
                                                                                       maldecir, predecir, soñar y quedarnos insomnes, maquillarnos, adelgazar, broncearnos y mutilarnos para la foto.


Cuando los especialistas en comunicación digital hablan sobre la reputación on-line me brota una especie de ira mansa, se reaviva el solapamiento de soledades -esas que viven en la vida real- y me dan ganas de cagarlos a trompadas a todos ¡Farsantes! ¡Eso no es la vida!. Claro, eso jamás lo podría afirmar o publicar en una red social porque estaría siendo infiel a lo que significa armar, diseñar, maquillar y distribuir las extensiones de una vida falsa.  

(: escupir escribir tipear borrar transformar - pasado - presente  Y convertir 

El puro presente es un augurio de esperanza o desolación. Comunicarnos ¡Zas! (:

toparnos con incoherentes suicidas 
nuevos sacerdotes de las migajas digitales
                                                                                                                               organizarse 
marchar manifestarse movilizarse teletransportarse licuar los sentidos 
                                                                                                        -todos toditos- 
dedos acelerados miradas múltiples y vigilar: vigilarnos etiquetarnos feisbukear rockear y patinarnos
                    caernos levantarnos ansiarnos las ansiedades de pulsiones contenidas

Facebook no es solo la farsa de la amistad. Es también un espejo que nos devuleve deformidades maquilladas de nosotros mismos. Es un consultorio psicológico diseñado por ingenieros y programadores que aman a Paulo Cohelo, es la suma al infinito de sentimientos que pretenden salvarse con una autoayuda de emergencia, es la parodia de la revolución, es la cárcel asética en donde todos convivimos todo el tiempo.

La bestia azul invierte el eje. La humanidad adentro de su propia caja azul.
Las miradas no son verticales
Dialógicas 
Espiralazas
Laberínticas
Enroscadas
Apiladas.
La caja es un juego de espejos. Miramos y nos miramos. 
No es voyeurismo 
La telaraña es amistad infinita. Es la extensión de un espejo. Espejos sobre espejo


Varias veces pensé en irme, en mudarme, en silenciarme. De hecho una vez lo hice y duré poco más de un mes fuera de la bestia azul. ¿Cómo es la vida fuera de las rejas digitales de Facebook? No hay respuestas. E incluso, anque estemos afuera, por decisión propia o por una muerte urgente, siempre habrá retazos de nosotros mismos allí. Lamentablemente no podremos estar afuera aunque sea nuestro mayor deseo. Facebook es mi Frankenstein, es mi peor creación, es mi alter ego exitoso, es mi Juan que no da abrazos ni mira a los ojos, es mi reputación on-line que sigue al dedillo lo que sostienen los especialistas, es mi exorcismo cotidiado para vencer el terror de estar solo, es mi narciso que cada día necesita de más likes.  

O apagarnos ____irnos___ silenciarnos______________________________________________________________________________________________________________  
     método de autopreservación, de protesta, de agobio. 
O nos apaguen. Mañana será más atroz 
y menos obsceno.    

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo