sec-corbata

Entre Sarjanovic y las imputadas hubo un tercer socio

Un amigo del empresario asesinado describió las inversiones que unían a la víctima con su ex compañera en MC Catering y su madre. El flujo de dinero se trabó desde que murió un socio, contó el testigo

La jueza penal Raquel Cosgaya imputó este miércoles a las dos mujeres sospechadas de asesinar al empresario gastronómico Diego Sarjanovic. La figura penal asignada es la de homicidio agravado por ensañamiento y codicia. Ambas mujeres deberán cumplir prisión preventiva sin plazo. A lo largo de la audiencia, el fiscal Miguel Moreno expuso los testimonios que lo llevaron a establecer la imputación, y demostró cuál era la relación que las acusadas tenían con la víctima.

Diego y Carolina se conocieron en la empresa MC Catering, donde ambos trabajaban. Según contó Álvaro, amigo de la víctima, en la audiencia imputativa, la mujer renunció a su trabajo y comenzó a trabajar por su cuenta. 

Hace más de un año, Sarjanovic, la acusada como homicida y un tercero, de apellido Moscato, se asociaron para hacer negocios. Según las declaraciones del amigo de la víctima, Diego ponía el dinero para las inversiones, y Carolina y Moscato hacían los contactos. La mujer siempre devolvía el dinero con intereses; pero cuando falleció el tercer asociado, Diego dejó de recuperar su dinero.

Ante la deuda, Carolina le prometió a Sarjanovic devolverle el dinero con la venta de una casa y le aseguró que a principios de agosto iba a realizar esa transacción. Finalmente, la mujer aseguró que le habían robado el dinero de la venta pero que no había hecho la denuncia.

El empresario tenía cheques a su cuenta y no sabía cómo cubrirlos, por eso necesitaba que su socia le devolviera el dinero.

Los asociados habían hecho hacía poco un negocio, que era muy rentable: se trataba de un fideicomiso de 40 mil dólares de inversión que luego se podría vender por 90 mil dólares. El viernes 4 de septiembre, Carolina le iba a entregar el dinero de la transacción.

Madre, hija y socias

El 29 de julio pasado, Alicia Fernández, madre de Carolina S, estableció una sociedad con María Florencia S. La entidad se denomina Bastet S.R.L, tiene su domicilio en Pellegrini 1487, y su rubro es la fabricación y comercialización de prendas de vestir. Empezó con un capital social inicial de 250.000 pesos, según reza el Boletín Oficial. Ese es el taller que el fiscal Miguel Moreno hizo allanar el domingo 6 por la noche, en buscas de rastros sobre Sarjanovich, quien para entonces ya había sido asesinado con 64 puñaladas en un departamento de Moreno 511.

Según el testimonio de la hermana de Carolina e hija de Alicia, ambas personas imputadas son socias en el emprendimiento comercial que sostienen.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo