Un ladrillo ecológico, económico y no contaminante

El ladrillo de arcilla roja es uno de los elementos más utilizados en la construcción de edificaciones en todo el mundo. Sin embargo no porque sea el más popular quiere decir que sea bueno. Es que en su fabricación se utiliza madera, plásticos, textiles, llantas, combustible y otros materiales que, al ser incinerados a altas temperaturas en los hornos de producción, emiten gran cantidad de gases contaminantes.

Por esta razón un equipo de estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts diseñó lo que ya se empezó a llamar como el “ladrillo del futuro”. Se caracteriza visualmente por su color negro, ya que está fabricado en un 70 por ciento a base de cenizas generadas por las fábricas de papel, que suelen terminar como desperdicios.

Es decir que este proceso de producción de ladrillos no sólo sería menos contaminante sino que reutilizaría desechos de otros procesos disminuyendo el impacto ambiental de estos otros.

Pero el mayor salto con respecto al ladrillo tradicional es que la combinación de sus componentes hace que no necesite cocción ya que puede endurecerse a temperatura ambiente, sin emisión de gases contaminantes.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo