Cuando el velo de la novia se convierte en alfombra mágica

Hay personas que sueñan con su boda desde que son muy chicas. Imaginan el vestido, fantasean sobre los invitados y la torta, lloran de emoción imaginando su caminata hacia el altar.

Probablemente, nadie sueñe con que un chico hiperactivo salte (sí, salte) para "subirse" a la cola del vestido de novia, cual si fuera una alfombra mágica que lo llevara a otro mundo... precisamente mientras la novia camina al altar. No, eso no es algo que se sueñe porque no pasa habitualmente. Y si pasa, claro, puede arruinar un casorio.

Pero basta ver el video de Mark y Tanya, que se casaron hace unos días y cuya breve filmación de ingreso a la iglesia se está volviendo viral en la web, por motivos que no hacen falta aclarar:

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo