La cocinera rosarina que la rompe en Instagram

María Chiara Balán nació hace 22 años en San Lorenzo, provincia de Santa Fe, pero en 2013 llegó a Rosario para estudiar Periodismo. Y hace mucho menos tiempo lanzó un emprendimiento propio de elaboración artesanal de alimentos y cocina vegetariana y vegana.

Entre sus saberes digitales y su placer por la gastronomía surgió una idea: aprovechar al máximo la potencia de las redes sociales, y ella eligió Instagram.

El crecimiento fue exponencial. Cholu (así le dicen a la joven que se encuentra en proceso de tesis para recibirse de licenciada en Periodismo) actualmente tiene 19.500 seguidores.  

“Siempre fui de subir fotos de comida a las redes sociales, desde un mate con chipá con amigos hasta un plato de cualquier restaurant”, dice Cholu entre sonrisas. “Hace años tuve un blog en el cual subía recetas pero luego cuando comencé la carrera de Periodismo, lo dejé. Desde que surgió, Instagram fue mi red social favorita y me pregunté por qué no compartirlas directamente por allí. Y fue así, empecé con dos o tres por semana. Primero yo hacía la receta, veía cómo quedaba finalmente y si estaba rico, lo subía”. Hoy Cholu sube dos recetas por día y también agregó recomendaciones, consejos y tips.

¿Por qué Instagram y no otras redes?

Porque creo que hay una regla principal: la comida entra por los ojos. Entonces, qué mejor Instagram que es una red social específica para compartir fotos. Es la mejor forma de mostrar un plato de comida con una previa edición para queden lindos, suculentos y te den ganas de comerte el celular.

¿Cuáles son los beneficios de estar en esa red?

Los beneficios son varios. Desde lo masivo que se ha convertido en los últimos años hasta la propia edición de las fotos. Cuenta con herramientas y filtros para resaltar y distinguir detalles que en la cocina son indispensables como los tonos, nitidez, recortes, entre otras cosas. Otra ventaja es el hecho de poder compartir una foto de Instagram en otras redes sociales y guardar las imágenes con esa determinada edición.

Por otro lado, el feedback que se produce con los demás usuarios es impresionante y lindo a la vez, muchos comentarios o preguntas, en mi caso sobre las recetas. Uno elige qué cosas y qué momentos compartir o no y creo que Instagram tiene eso, con fotos de comida queda determinado que yo me dedico a la cocina como por ejemplo alguien que sube material de fitness, nutrición, moda o lo que fuere. Tiene la ventaja de especificar y delimitar sin la necesidad que compartas tu vida personal. Eso es depende de para qué y cómo quiera utilizarlo cada uno y también sucede en otras redes.

...

El primer contacto de Cholu con la cocina comenzó desde muy pequeña. En su casa nadie cocinaba por falta de tiempo o porque simplemente no les gustaba, entonces no le quedaba otra que "experimentar" o sino “vivir a arroz blanco con queso, bifes a la plancha desabridos o directamente llamar a un delivery de comida rápida”. La necesidad de diseñar su propia alimentación la impulsó a descubrir un universo nuevo.

Cholu en acción.

“Siempre digo que tuve que aprender a cocinar casi por obligación o para hacer más llevadero el tema de las comidas en mi casa. En ese momento me quejaba y decía "otra vez lo mismo para comer" pero hoy agradezco muchísimo que mi mamá, mi papá o mis hermanos no se hayan interesado en cocinar ya que me ayudó a descubrir, crear y sentir una pasión inmensa por la cocina que la adquirí en los primeros años y me lleva hoy a tener mi propio emprendimiento, comenzar la carrera de Chef Profesional este año y agasajarme con platos ricos y nutritivos a mí misma y por supuesto, a mis seres queridos. La cocina es una de las tantas formas de expresarse que tiene el ser humano en la vida”.

 

¿Qué características tienen tus recetas?

Trato de brindarle al usuario recetas ricas y saludables a la vez, no sólo para lo físico sino también para lo mental. Pretendo transmitir que el hecho de que un plato sea sano no tiene por qué ser feo, sin sabor o para "no engordar", esos son conceptos de la vieja escuela que creo no van más. Comer es un placer además de una necesidad, y está bueno que uno lo haga y disfrute con equilibrio y moderación, probando de todo de acuerdo a sus elecciones o posibilidades y teniendo un paladar abierto con opciones que se adapten a todos los gustos. Creo que esa es la clave. No me gustan las palabras "light", "dieta", "fit", "cheat meal", "detox" ni nada de eso que anda circulando mucho por las redes sociales, hay mucha información que desinforma y gente que escribe sin saber de lo que está hablando.

Por eso, trato de mostrar ideas y de generar alternativas desde mi propia experiencia y día a día. Principalmente, trato de adaptar todo a platos vegetarianos, veganos y también para diversas patologías como celíacos (sin gluten), diabéticos (sin azúcar) entre otros. Quiero que la gente tome conciencia de que existen un montón de alimentos que por ahí obviamos por desconocimiento o por la idea o juicio de que son horribles. Pretendo demostrar que es posible vivir variar los asados del domingo y que también, se puede comer exquisitamente sin azúcar o gluten. Por suerte, los productores y la industria crece y cada vez tenemos al alcance más productos para llevar a nuestra cocina y probar, porque justamente, el hecho de probar no cuesta nada.

Por lo que se ve mezclás distintos saberes: fotografía, gastronomía y redes sociales ¿Cómo definís tu perfil?

Me defino simplemente como yo misma. Lo que subo a las redes sociales es lo que soy, desde mi lugar y experiencia. Recalco que es mi experiencia ya que cada persona es distinta y por eso recomiendo consultar a profesionales de la salud y demás acordes con lo que uno quiera realizar, como por ejemplo un cambio de alimentación, realizar actividad física o lo que sea. Trato de combinar todo lo que aprendí  y estoy habilitada a compartir hasta ahora, no me gusta hablar de lo que no sé, no conozco o no me especializo. En una red social en la cual vos le estás prestando, de alguna forma, un servicio a la gente, hablar sin fundamentos es un error grosero. Por eso no puedo responder preguntas como "¿si como una papa por día engordo?", primero porque creo que es una pregunta muy amplia y la cuestión no pasa por comer una papa y subir de peso. Segundo, porque no soy licenciada en Nutrición, ni estoy habilitada para responderlo. Siempre tengo que aclarar ese tema. Por conseguir un número "x" de seguidores, muchos se creen profesionales de la salud y no lo son, brindan consejos, confunden a la gente y la llevan a tomar decisiones incorrectas que, al corto o largo plazo, cuestan caro.

Proyecto seguir en un futuro con lo que todavía me falta aprender, que es mucho en lo respectivo a la gastronomía. Me interesa y produce curiosidad el tema de poder combinar el periodismo con lo gastronómico. Si bien hay algo material sobre eso, aún no es un campo muy explotado, menos en Rosario, y por ahí quiero y me gustaría encontrar mi lugar.

¿Cuándo empezaste a notar el crecimiento de seguidores en la red social?

En el 2015 hubo un auge en lo que respecta a la alimentación saludable, actividad física y demás dentro de Instagram. Pero como dije antes, hay mucho y por momentos, desde mi punto de vista, información que desinforma. Cuando incrementé la cantidad de recetas que subía, respondía las preguntas que me hacían y tenía interacción fluida, la gente se fue copando y le gustó. Me encanta responder las cosas que preguntan siempre que me sienta capacitada, me genera una sensación linda porque veo que disfrutan de lo que hago y que creo que es lo fundamental, les sirve para hacer de sus comidas algo más rico, variado y divertido a la vez.

Hay una infinita cantidad de cuentas que comparten platos, comidas y recetas y todas tienen su toque personal. Mientras sea a consciencia y con responsabilidad para con la gente que lo va a ver o leer, lo celebro ya que es una buena manera de mantenernos conectados y ayudarnos entre todos. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo