Más del 90 por ciento de los pacientes de coronavirus experimentaron efectos secundarios como fatiga, secuelas psicológicas o pérdida del olfato y gusto tras recuperarse de la enfermedad, según un estudio preliminar elaborado en Corea del Sur.

La investigación, realizado en internet en su primera fase, encuestó a 965 pacientes recuperados. El 91,1% de ellos —879— indicó que había sufrido al menos un efecto secundario de la enfermedad, explicó el martes Kwon Jun-wook, de la Agencia de Control y Prevención de Enfermedades de Corea (KDCA).

La fatiga fue el más común, con un 26,2% de casos, seguido de la dificultad para concentrarse, que sufrió un 24,6% de los contagiados, agregó Kwon.

Otros efectos secundarios fueron los trastornos psicológicos o mentales y la pérdida de gusto y olfato.

En paralelo, Corea del Sur está llevando a cabo otro estudio con unas 16 organizaciones médicas sobre las posibles complicaciones de la enfermedad a través de un análisis detallado que incluye tomografías computerizadas de los pacientes recuperados, apuntó Kwon.

El país comunicó el lunes 38 nuevas infecciones, llevando el total a 23.699 casos y 407 muertes.