Ahora que ya pasó Año Nuevo, Navidad, las despedidas de año y otros convites al exceso de comidas y bebidas, se clausura el "Gran Permitido" del verano. Para superar esa sensación de pesadez no alcanzará con buscar a esa vecina que sabe curar el empacho. Será conveniente atender algunos recaudos como los que se citan a continuación.

Para empezar, es mejor no consumir medicamentos digestivos "por si acaso". Para evitar el malestar es fundamental controlar la porción, comer despacio y tomar abundante agua. No es necesario terminar todo lo que haya en la mesa, se puede guardar y comer al día siguiente. Aprender a controlar la saciedad es la clave para cuidar la salud y el cuerpo.

Quizás este consejo llegue tarde, pero para evitar estos atracones, las comidas pueden planificarse de una manera distinta:

· Elegir pequeñas porciones limitando la cantidad.

· No llegar a la cena con hambre de todo el día.

· Tomar agua o bebidas light.

· Comer sólo una o dos preparaciones de las que tengan más calorías. El resto, más liviano.

· Incorporar ensalada en el menú.

· Evitar la ingesta de pan durante la comida.

Si ya es tarde para prevenir, es posible recuperarse siguiendo algunas pautas para compensar las calorías extra de las fiestas:

· Realizar las cuatro comidas diarias.

· Desayunar liviano al día siguiente.

· Tomar sin límite: agua, soda, infusiones sin azúcar, gelatina light.

· Almuerzo: verduras + pescado o pechuga de pollo sin piel.

· Cena: verduras + 1 porción de queso tipo port salut Light o 1 huevo.

· Postre: fruta a elección.

· Pan o galletitas: sólo en el desayuno o merienda y controlando la porción.

· Colaciones sin harinas: fruta, gelatina light o yogurt descremado.

· Evitar fiambres, manteca, mayonesa y frituras.

· Compensar con actividad física aeróbica como caminar, correr, bailar, nadar.

Otras recomendaciones

- No saltear comidas, tratar de mantener una rutina diaria de comidas para evitar los atracones.- Hacer 4 comidas bien completas, tratando de cocinar lo justo, donde haya vegetales, proteínas, hidratos y grasas saludables (y si no tenemos algo y no podemos comprar, a no desesperar. Comer lo que se puede midiendo porción).- No te prives de aquello que te genera placer. Esto, muchas veces, nos causa angustia. Ocurre muchas veces cuando la persona quiere comer sano y se angustia cuando ingiere otro tipo de alimento.- Hacer ejercicio, alguna clase divertida o rutina que nos motive.

 - ¡No atormentarse ni obsesionarse con el peso!- Tratar de calmar la emoción haciendo algo que nos despeje, que no sea comiendo.- Consultar con un profesional en caso sea necesario.Cuando una persona tiene un trastorno alimentario que se caracterice mas por la compulsión con la comida (bulimia, trastorno por atracón por ejemplo) puede hasta sentirse mal y avergonzado por no poder parar de comer. Su compulsión es más fuerte y la necesidad de comer es excesiva.  

Según la nutricionista María Cecilia Carasatorre, hay que volver a los hábitos de la rutina. "Lo importante es tratar de ordenarnos con alimentos que tengan que ver con frutas y verduras. Alimentos que puedan hidratamos". Además destacó que este año es un poco positivo que ambas fiestas hayan caído sábado "porque en seguida se viene el lunes que nos obliga a volver a la rutina".

Otro de los puntos a tener en cuenta, según la especialista, es que "el comer siempre tiene una relación con lo emocional y con lo social. El alimento nos une y siempre va a tener algo que ver en porqué de las reuniones".