Si estás contento porque esta cuarentena la estás dedicando a leer, pintar o para ponerte al día con Netflix, hay otras personas que están llevando al extremo la idea de no aburrirse y probar cosas nuevas.

Ben Campbell es uno de ellos y decidió que la mejor manera de reírse un poco dadas las circunstancias era comprándose unos enormes dientes postizos para hacer bromas en sus redes sociales. Pero el que terminó siendo viral con los dientes no fue él, sino su perro.

Thomas, un pequeño yorkshire, se robó los dientes de Ben y no los rompió ni escondió, se los puso y volvió con su dueño con los dientes puestos como si nada hubiese pasado. Su dueño no desperdició la oportunidad y grabó el momento para publicarlo en sus redes sociales y lograr la misión para la que en un principio habían sido comprados esos dientes de juguete.

En el video, que ya se ha convertido en viral con casi un millón de visualizaciones en Facebook y más de 300.000 reproducciones en YouTube, muestra a Thomas con los dientes y a su dueño riéndose mientras le pregunta que qué está haciendo. La expresión del perro, imperdible.