Una enfermera de la localidad de Crespo, en Entre Ríos, denunció a través de sus redes sociales la realización de una fiesta en su ciudad para 500 personas, en un lugar cerrado y sin cumplir las medidas sanitarias para prevenir los contagios de coronavirus. La noticia rápidamente se volvió viral por un detalle.

El detalle es que el evento llamado "VI Gran Baile Alemán" fue autorizado por el municipio de Colón, desde el que aseguraron que "cumplía con los protocolos y medidas para hasta 800 personas", pese a las elocuentes imágenes que se viralizaron.

"Me indigna que se haya autorizado desde el municipio una fiesta donde había aproximadamente 500 personas, sin ningún tipo de protocolo implementado ni exigido para semejante fiesta. No existió la distancia social, ni el barbijo, ni ningún tipo de cuidado", comenzó su descargo en Facebook Lorena Ferrari.

La enfermera que tuvo que acercarse a atender una emergencia en el lugar y que se vio sorprendida por lo que encontró.

Y agregó: "Desde la fiesta solicitaron la ambulancia por una persona con dificultad respiratoria. Al llegar me encontré con esta multitud de personas, hacinadas bajo un techo sin ningún tipo de protección y/o cuidado".

El municipio conducido por Darío Schneider (Juntos por el Cambio), respondió que "no se brindarán datos" sobre lo ocurrido al tiempo que aclararon que el hombre que debió ser asistido "fue atendido y dado de alta en esa misma noche".

"Sentí que se burlan de los que tuvimos que poner el cuerpo en el período mas crítico, donde vimos personas morir, ojos desencajados por un poquito de oxígeno, angustia por la incertidumbre de que no sabían qué pasaría con sus familiares", expresó Ferrari y acusó a "un miembro de la organización" de "irrespetuoso" por haberla increpado mientras filmaba.