Aunque algunos no lo crean, pese al coronavirus y aunque sea a puertas cerradas todavía se siguen celebrando eventos deportivos. ¿Pero cómo hacer para que los jugadores se sientan apoyados si no hay nadie que les cante y aliente?

Bueno, en el caso del equipo de béisbol taiwanés Rakuten Monkeys, eso no es un problema porque ya tomaron cartas en el asunto. El pasado fin de semana dio comienzo la liga de béisbol en el país asiático y aunque las gradas estaban cerradas para el público, ellos colocaron robots y maniquies con la ropa del equipo, hasta a algunos le colgaron unos tambores y pancartas.

Y al trabajo se lo tomaron muy en serio, en total lograron ocupar unas 500 butacas para que no hubiese esa sensación de vacío que genera una cancha sin gente. Además, para que el mensaje de responsabilidad no se pierda, todos los "hinchas" lucieron barbijo como medida de precaución simbólica para protegerse del coronavirus.