La polémica activada por la posible liberación de presos, en el marco de pedidos de prisiones domiciliarias por riesgos a contagios de covid-19 en las cárceles, llegó a Santa Fe. El gobierno dijo que prioriza las medidas sanitarias en las cárceles pero que atiende los pedidos de la Justicia. El radicalismo alertó rápidamente de posibles salidas. 

El secretario de Justicia de Santa Fe, Héctor Gabriel Somaglia, se expresó al respecto por el debate sobre libertades o domiciliarias: "El pensamiento nuestro es seguir agudizando todas las medidas sanitarias en las cárceles y cumplir con los recursos que nos solicitan desde la Justicia". Seguido a esto aclaró que "los jueces han extremado la prudencia y la racionalidad".

"Las medidas hasta el momento es sólo tutelar a los internos y al personal que convive con ellos", dijo a Radio 2, y especificó que "el número otorgado no alcanza el 10% de los pedidos que se enmarcan en personas mayores de 65, próximos a cumplir pena y que no hayan cometido determinados delitos".

Esto generó la respuesta del diputado radical del Frente Progresista y ex ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro. "No hay ninguna razón para que los presos no cumplan su condena. Vamos a seguir cada caso, y pediremos explicaciones a la justicia. No tenemos casos positivos en ninguna cárcel provincial, y están los protocolos y mecanismos de control para evitar cualquier riesgo de contagio".