Durante la cuarentena, Banksy apareció dos veces con sus obras, la primera fue una suerte de crítica a la crisis sanitaria que se vive, y la segunda para homenajear al personal que trabaja en los hospitales.

Pero aunque sea el más famoso, Banksy no es el único y de hecho casi a diario las redes se despabilan con muestras de arte urbano de cualquier parte del mundo, realizadas, en general, de manera clandestina o misteriosa.

Con o sin firmas, con marcas distintivas o totalmente anónimo, muchas de estas obras comienzan a reflejar la realidad en las paredes, no solo por el uso del barbijo (elemento más que habitual para cualquier artista urbano) sino por una creatividad que se renueva constantemente y le presenta su propia batalla a la pandemia, buscándole una nueva forma de expresión en el vacío que reina en las calles durante la cuarentena.

Con los hashtags #coronastreetart #fuckcorona, la cuenta de Instagram @coronastreetart recopila distintos trabajos de artistas de alrededor del mundo que buscan darle un poco de color al gris momento que se vive a nivel mundial: papeles higiénicos, trump, barbijos, mensajes positivos y virus con caritas y criticas sociales, son solo algunas de las formas de volver mas artística la crisis sanitaria a base de aerosol e imaginación.