Desde que las personas se aislaron en sus casas, el ritmo de las ciudades ha cambiado y donde antes había mucha gente yendo y viniendo, ahora solo hay calles vacías. Y los que más notaron este brusco cambio fueron los pobres animalitos callejeros que ya no tienen a nadie que les de algo para comer.

Pero en Estambul, que es conocida como "la ciudad de los gatos" por su dedicación y mantenimiento de los felinos callejeros, ha sido noticias en estos días por sacar sus trabajadores municipales a las calles con trajes especiales, mascarillas, gafas, guantes y barbijos para hacerse cargo de la alimentacion no solo de los gatos sino de los otros animales que se suelen encontrar en la calle y que también andan esperando algo de comida por parte de los humanos.

Bajo la consigna "Ningún animal será abandonado en Estambul" el intendente tuiteó sobre el trabajo que están llevando adelante y que ojalá se pueda replicar en otras ciudades.