El problema de los inquilinos y la crisis económica desatada por el aislamiento social, preventivo y obligatorio sigue sumando aristas. Pese a que el 29 marzo, el Gobierno nacional dictó un Decreto de Necesidad y Urgencia en el que suspendió los desalojos, prorrogó todos los contratos hasta el 30 de septiembre y congeló los alquileres a los valores a de marzo de 2020, son muchos los que lo incumplen. 

Rosario no es la excepción. Las irregularidades de los alquileres informales en pensiones y hostels empeoraron durante la cuarentena. Nire Roldán, de la Concejalía Popular, contó en Sí 98.9 que "más de veinte lugares están intentando desalojar inquilinos, por distintos motivos". "Muchos de ellos estudiantes extranjeros", precisó.

Si bien Roldán destacó que "hay una cantidad importante de pensiones históricas en la ciudad de Rosario que están habilitadas por el municipio de Rosario, aproximadamente 250, hay varias que están en otras condiciones".

Desde la Concejalía Popular piden la implementación urgente de un protocolo de actuación para acompañar a los inquilinos en estos casos. "No existe control por lo que hay una presión muy fuerte de los propietarios o administradores y los expulsan a la calle", detalló.

Además, agregó que "estamos trabajando con el INADI, denunciando este tipo de cuestiones. Por otro lado con Defensa del Consumidor y Defensoría del Pueblo de la provincia para evitar desalojos".

En diálogo con Federico Fiscella, Roldán adelantó que "este miércoles tenemos una reunión con la ministra de vivienda de la Nación (María Eugenia Bielsa)". "Vamos a plantear estas situaciones y hacerle saber que debe haber un protocolo de actuación para atender directamente este tipo de situaciones", puntualizó.

"Hay una violación de un decreto nacional y debe tener las consecuencias correspondientes", cerró el referente.