Los países europeos continúan aplicando medidas para detener la cuarta ola de contagios de coronavirus que ataca desde hace algunas semanas al continente. Este lunes, la Comisión Europea (CE) tildó la situación de "frágil" en la misma jornada en la que Austria comenzó a restringir la circulación de los no inmunizados.

En tanto, este martes, Italia anunció más restricciones, Alemania estudia más medidas y Francia sigue en alerta y tras imponer de nuevo el uso de tapabocas a los alumnos de primaria.

Asimismo, la capital de Países Bajos, Ámsterdam, confirmó que cancela todas las celebraciones de Navidad que eran organizadas por el Ayuntamiento, incluida la cuenta atrás nacional y los espectáculos con fuegos artificiales, debido al panorama "sombrío" que deja la alta tasa de contagios diarios y hospitalizaciones.

Alemania estudia más medidas

La incidencia de nuevos contagios de coronavirus en siete días volvió a marcar un récord este martes en Alemania, en medio de la preocupación de las autoridades sanitarias que siguen implementando medidas en medio de una cuarta ola con cifras de casos y de muerte al alza, y con la campaña de vacunación estancada.

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología informó este martes 32.048 nuevos positivos de coronavirus, 10.216 más que hace una semana, y 265 muertes relacionadas con la enfermedad frente a las 169 del martes pasado, mientras la incidencia semanal alcanzó un nuevo récord con 312,4 contagios por 100.000 habitantes.

El número de pacientes que se encuentran en cuidados intensivos a causa del coronavirus alcanzó los 3.190, un 22%, precisó la cadena Deutsche Welle.

Entre las medidas que se debaten, se incluye la de imponer la vacunación obligatoria para trabajadores de algunos sectores, entre ellos el sector sanitario, sin que haya todavía un acuerdo entre los tres partidos que negocian una futura coalición de Gobierno.

El debate precede a la votación que el próximo jueves se celebrará en el Bundestag (Cámara baja del Parlamento), que tiene previsto aprobar las nuevas medidas preparadas por socialdemócratas, liberales y verdes para sustituir desde el 25 de noviembre a las que permitieron en el país a nivel federal las normas aplicables por el estado de emergencia contra la pandemia.

Paralelamente, la ciudad de Múnich anuló el mercado de Navidad que cada año atrae a más de dos millones de visitantes debido al "crecimiento exponencial" de los contagios.

Será la primera gran ciudad alemana en tomar una medida tan drástica este año frente a la virulencia de la nueva ola de coronavirus, informó la agencia de noticias AFP.

"Es una noticia amarga" pero "la situación dramática en los hospitales y el crecimiento exponencial del número de contagios no me dejan alternativa", declaró el alcalde en un comunicado.

El País Vasco, primera región española en volver a las restricciones

La consejera de Salud del Gobierno Vasco, Gotzone Sagardui, anunció una serie de medidas para contener la expansión del coronavirus en la región, cuyo crecimiento está a la vanguardia de los repuntes en España.

"Es esencial frenar la progresión de la pandemia antes de que pase a mayores", alertó la responsable de la Sanidad vasca en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno regional.

Básicamente, el Ejecutivo regional vasco pedirá a todos los ayuntamientos del territorio, en los que la incidencia acumulada sea superior a los 150 casos, que suspendan los actos multitudinarios, reseñó la agencia de noticias Sputnik.

La incidencia acumulada es el número de nuevos casos declarados en los últimos 14 días por cada 100.0000 habitantes, es el principal indicador para medir el desarrollo de la pandemia en España y la mayoría de países europeos.

El País Vasco (174,37 casos), junto con la vecina región de Navarra (203,42), ambas en el norte peninsular, marcan las mayores incidencias de España y son los dos únicos territorios que se sitúan por encima de los 150 casos de incidencia, el nivel en el que se considera alto el riesgo de contagio.