La canciller Angela Merkel y los líderes regionales de Alemania se reunirán este lunes para extender a un sexto mes las restricciones por coronavirus y revertir recientes relajaciones, en medio de un aumento de contagios que amenaza con colapsar hospitales.

La reunión por videoconferencia será la segunda del mes luego de una celebrada hace dos semanas en la que Merkel aceptó con renuencia algunas cautas reaperturas pese a la circulación en el país de variantes más contagiosas del virus.

El borrador de un texto que será discutido en la reunión, publicado ayer por la prensa, propone extender las restricciones nacionales vigentes desde noviembre hasta el 18 de abril.

Además, propone hacer uso del "freno de emergencia" aprobado en la última reunión para revertir la relajación de medidas que se hayan adoptado recientemente en aquellas regiones con más de 100 casos de Covid-19 por cada 100.000 habitantes en siete días.

 

 

Este indicador, llamado incidencia, llegó el domingo a 107,3, algo más alta que el día sábado (103,9), según informó el organismo de control de enfermedades de Alemania, el Instituto Robert Koch (RKI). Con estos números ya se está en una situación complicada, ya que autoridades han dicho que 100 es la cifra máxima de incidencia del coronavirus que puede soportar el sistema de salud, y que más allá de ella se multiplican los riesgos de un colapso.

A horas de la reunión entre Merkel y los gobernadores, médicos de unidades de cuidados intensivos alemanes alertaron este lunes sobre la situación de saturación, con más de 3.000 pacientes con Covid-19 tratados actualmente en todo el país. 

"Ahora estamos entrando en la tercera ola y con un nivel muy alto de pacientes en cuidados intensivos. Habíamos advertido de este riesgo a mediados de febrero y estamos muy preocupados", advirtieron. "Esperamos una gran cantidad de pacientes en las próximas semanas", añadió el presidente de la institución, Gernot Marx.

La semana pasada, el RKI dijo que los contagios de coronavirus estaban creciendo de manera "exponencial" debido a la variante del virus detectada por primera vez en el Reino Unido, que es más transmisible, y se volvió la dominante en el país.  El mismo día, Merkel dijo que la situación hacía necesario aplicar el "freno de emergencia" acordado en la última reunión con los gobernadores de los estados federados. 

Sin embargo, parte de la población y de algunos Gobiernos municipales rechazan la posibilidad de extender las restricciones y endurecer el confinamiento. En este sentido Burkhard Jung, presidente de la Federación Alemana de Ciudades y Municipios, pidió durante el fin de semana que se introduzcan otros indicadores para la aplicación de restricciones además de la incidencia, como la tasa de vacunación o la situación hospitalaria local.

El RKI dijo este lunes que Alemania registró en las últimas 24 horas 7.709 nuevos casos de coronavirus y 50 muertes relacionadas con el coronavirus.