Un estudio técnico sobre el arroyo Ludueña confirmó con datos científicos lo que los vecinos de su ribera denuncian hace tiempo: el alto nivel de contaminación causado por deposiciones de basura y vertido de líquidos de toda clase en el cauce.

El trabajo, realizado por el Centro de Ingeniería Sanitaria de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la UNR, a pedido del bloque Ciudad Futura del Concejo Municipal, revela que en algunas zonas del del curso de agua que atraviesa por el oeste y el norte a la ciudad se encontraron valores altos de carga inorgánica (provenientes de desagües cloacales y residuos industriales) que podrían ser las causantes de los olores y visible contaminación del agua que vienen denunciando las vecinas y los vecinos de la zona.

“El estudio se realizó luego de la denuncia y la visita que hicimos al arroyo por pedido de las y los vecinos de la zona, que hace años sostienen que hay una paulatina e histórica contaminación por aparentes conexiones clandestinas de aguas residuales que vienen de barrios privados y centros comerciales de la zona”, señaló la concejala Luz Ferradas.

Se tomaron dos muestras en dos sitios distintos: uno en la zona de La República y Sayacú, en barrio San Eduardo, y otro en Nansen y José Hernández, sobre barrio Sarmiento. Los estudios arrojaron valores cuatro veces más altos arroyo arriba, que en las tomadas arroyo abajo, particularmente en relación a la carga inorgánica del curso de agua, que hace referencia a una gran presencia de desechos cloacales e industriales.

La situación que denuncian las vecinas y vecinos de San Eduardo es compleja, sobre todo durante la época del verano que, junto a la sequía que se vivió este año, tuvo como consecuencia muy poco caudal de agua al interior del arroyo, dejando a la vista las conexiones aparentemente ilegales, cuyos vertidos, de los que se desconoce si tienen tratamiento, quedan estancados o corren muy lentamente produciendo, además, olores nauseabundos en la zona.

RosarioPlus.com se hizo eco de esta situación, contada por los vecinos, en enero pasado. Eso hizo que al mes siguiente el gobierno provincial enviara una cuadrilla a limpiar el arroyo. Y luego lo hiciera la municipalidad

“Desde el Concejo se pidió un informe sobre el estado ambiental y sanitario del arroyo, y clarificar si los desagües que vierten desechos sobre el Ludueña están dentro del marco normativo. Además consideramos necesario que la Municipalidad comience a realizar pruebas trimestrales sobre la calidad del agua, para construir información sostenida en el tiempo que permita comparar y conocer en qué sectores hay más contaminación y tomar las medidas preventivas necesarias para evitar que el humedal urbano, que constituye el arroyo Ludueña, se continúe deteriorando ”, agregó la Concejala.

El informe deja ver las sospechas sobre la situación ambiental del arroyo Ludueña que, a lo largo de los años, se encuentra en progresivo deterioro, por lo es necesaria y urgente la realización de tareas que remedien este avance en todo su recorrido, para preservar así la calidad de vida de las vecinas y vecinos.