Con el verano ya en plena marcha, la amenaza del dengue, zika y chikungunya reapareció en la región, según advirtieron funcionarios y especialistas, que recomendaron reducir al mínimo la reproducción de los mosquitos transmisores de esa enfermedad que habitan entre nosotros y aconsejaron tomar las precauciones necesarias para quienes viajen a Brasil o Paraguay, zonas comprometidas con brotes en curso.

En contacto con Sí 98.9 el director municipal de Epidemiología, Matías Lahitte señaló que el país vecino duplicó en 2022 la cantidad de casos respecto de los cotejos de 2021, y contó más de 1.000 muertes por esa enfermedad.

“Hay una alerta sanitaria que se generen brotes en países limítrofes”, advirtió y dijo que desde su área se viene trabajando en la materia desde el mes de agosto del año pasado con estrategias de prevención y estudios para conocer cuál es el comportamiento de estas poblaciones de mosquitos.

En cuanto al grado de mortalidad a causa de la enfermedad, Lahitte explicó que mayormente es baja y no supera el 10%, pero para quienes lo contraen suelen padecer cuadros de mucho dolor con síndromes febriles agudos y lo que “tiene que llamar la atención es la ausencia de síntomas respiratorios superiores” que se debe tener en cuenta ante la presencia de un variado grupo de virales respiratorias ya que paciente con dengue “suele tener una fiebre inespecífica sin tos ni dolor de garganta”. Aunque la mortalidad no sea considerable subrayó que “se debe tener en cuenta a determinadas poblaciones como niños, adultos mayores y mujeres embarazadas”.  

En cuanto a la prevención Lahitte sugirió a los viajeros que vacacionarán en playas brasileñas que se vacunen contra fiebre amarilla, que es endémica en ese país, como también el hábito de aplicarse repelente de insectos cada 4 o 6 horas y que, ante cualquier síntoma febril, asistan lo más pronto posible a la consulta médica.

Asimismo aconsejó la eliminación, limpieza y/o cepillado de todo recipiente que pudiera contener las larvas y huevos del mosquito transmisor del dengue. Esta acción denominada descacharreo, elimina los posibles criaderos donde pueden alojarse las larvas: plantas acuáticas, bebederos de animales, piletas de lona, botellas, entre otras acciones.

  • Eliminar todos los recipientes que no se utilicen y que puedan acumular agua.
  • Dar vuelta los objetos que se encuentran en el exterior de las casas y que puedan acumular agua cuando llueve como botellas, latas, etc.
  • Cambiar el agua de los bebederos de animales, o los recipientes colectores de desagüe de aires acondiciones.
  • Rellenar macetas con arena o cepillar diariamente los floreros para evitar la crianza de los mosquitos, cada 3 días.
  • Mantener los pisos, cunetas, acequias y mantener los jardines con el pasto corto.

A finales de la semana pasada, el Ministerio de Salud confirmó que se reportaron tres casos autóctonos de dengue en Argentina sin antecedente de viaje al exterior, lo que indica que se contagiaron dentro del país y pone el foco sobre la circulación de la enfermedad. Se trata de dos casos en la Ciudad de Buenos Aires y uno en la provincia de Córdoba. Sin embargo, en Rosario por más que el mosquito esté entre nosotros, todavía no se reportaron casos.

Dengue: advierten sobre los cuidados para quienes viajen a Brasil
#EstamosDeVuelta - Matias Lahitte by Sí 989