Un artículo publicado en la revista Nature Geoscience por un equipo dirigido por el oceanógrafo geológico Alastair Graham advierte que el glaciar Thwaites en la Antártida, conocido como "el glaciar del juicio final", puede estar más cerca de un evento de desintegración importante de lo que se pensaba anteriormente. Se trata de uno de los glaciares más grandes de la Tierra, un factor más que importante para el futuro aumento del nivel del mar en el planeta. 

Este trabajo usó imágenes de alta resolución de un vehículo submarino autónomo en el frente del glaciar Thwaites para mapear en alta resolución un área crítica del lecho marino frente al glaciar que da una idea de qué tan rápido se retiró y se movió el glaciar en el pasado.

Según revelaron, en algún momento de los últimos 200 años ocurrió un derretimiento repentino en el transcurso de seis meses durante el cual una sección del glaciar retrocedió al doble de la velocidad que las fotos satelitales habían podido detectar entre 2011 y 2019.

"Thwaites realmente se está agarrando con las uñas, y deberíamos esperar ver grandes cambios en pequeñas escalas de tiempo en el futuro, incluso de un año al siguiente", sostuvo el geofísico marino y coautor del estudio, Dr. Robert Larter.

Las consescuencias, por otro lado, son más que alarmantes. Según una estimación del 2020 de la International Thwaites Glacier Collaboration (un grupo de científicos del Reino Unido y Estados Unidos que están colaborando para investigar este glaciar tan inestable), el 4% del aumento del nivel del mar causado por el cambio climático hasta ahora provino solo de Thwaites, y un colapso total repentino elevaría los niveles del mar 63 centímetros más.

En este contexto, una ruptura súbita de un glaciar hará que una cantidad inmensa de agua se vierta repentinamente en el océano, causando enormes inundaciones.