"La crisis mata a los trabajos en negro, a los no protegidos”

La cuarentena obligatoria trajo consigo algunos inconvenientes esperables, como el abuso por parte de algunos empleadores que aprovecharon para achicar sus plantas antes de la prohibición de los despidos sin causa. El abogado laboralista Jorge Elías pidió estar atentos a las "trampas" de los empresarios. 

En diálogo con Sí 98.9, el letrado destacó que “el virus mata primero a los vulnerables, como los mayores y los enfermos crónicos, mientras que la crisis mata a los empleos en negro, los no protegidos”.

En torno a la preocupación de muchos ciudadanos por posibles despidos, recordó que “está prohibido el despido sin causa o el despido invocando a una fuerza mayor que se invoca para pagar menos indemnización, y una de las trampas que usan las empresas es despedir con causas inventadas, llevando al trabajador a que haga un juicio”.

Aclaró que "el empleador tampoco puede despedir con invocación de causa por algo que pasó mucho antes, y estando en una cuarentena hace 20 días, no se puede reclamar ahora algo de antes. Debe tener una explicación muy detallada para lograr echarlos”. 

Y recordó que producto de la cuarentena obligatoria, hoy los tribunales están cerrados y “casi no se hacen juicios, es un escenario complejo”.

Por ley decretada desde el Gobierno Nacional se encuentra prohibido despedir al personal durante la cuarentena. De esta forma, puntualizó que “si un empleado recibió una notificación de despido vía mail o de manera informal, debe ir al Correo (que permanece abierto en la cuarentena) y con ayuda de un abogado enviar un telegrama a su empleador diciéndole que rechaza el despido, exige permanecer en el cargo”.

Especuló con que después de esta pandemia “el Estado no quedará subordinado a las leyes del mercado, sino que tendrá mucha más autoridad, que haya sacado una ley donde indica que no se puede despedir, eso equivale a garantizar una equidad en el empleo que en Argentina nunca antes existió y era impensado”.

Elías recordó que “frente a la crisis en el menemismo la salida fue de una forma los empleos en negro, y ya vimos que no funcionó. Ahora con otro color político asistimos a la realidad de redistribuir lo que se produce con mayor equidad. Saldremos con muchos problemas, pero puede que genere esperanza”.

La situación del empleado en negro

Jorge Elías puntualizó que “hay muchas relaciones laborales que son en negro, en el país son un 35 por ciento. En esos casos, se puede hacer juicio al empleador, pero lleva mucho tiempo probar que trabajó con él”.

Calificó esta práctica social instalada como “una endemia nacional”, y ejemplificó que “en empresas chicas ponen todo a nombre de una abuela que es insolvente, entonces es difícil probar que tenía a esos empleados, hecha la ley hecha la trampa”.

Ms complicado es el caso de los que echan son no registrados como los monotributistas: “Como se busca la vacuna contra el coronavirus deberemos crear una vacuna para los monotributistas. La idea es presentarse ante un juez con todos los papeles que muestren un sueldo fijo, mismo monto todos los meses facturados a la misma empresa. Y después puede llevar un largo tiempo un juicio”.

Así, el abogado laboralista precisó que “con estas pruebas de que trabaja allí se puede obtener lo que llamamos una medida cautelar, que es provisoria para que siga manteniendo el trabajo, lo que no significa que es empleado”.

¿Y si me contagio en el trabajo?

El Covid no es una enfermedad laboral, pero Elías precisó que “si alguien se enferma durante su instancia laboral, es un tema de los grandes debates que estamos pensando: la Ley de ART tiene el criterio de que no se considera como enfermedad de trabajo, por lo que se impondría una excepción, acudiendo a la comisión médica central que funciona en Buenos Aires. Hoy en día los jueces también tienen esa potestad y por eso nadie acude a esa comisión, que buscarán probar la relación entre las tareas que realiza y la patología”.

Aclaró que “eso no significa que cualquiera que se contagie de coronavirus pueda probar que le sucedió estando en su ámbito laboral”, y recordó que el coronavirus mata a un bajo porcentaje de los infectados, “la mayoría sale caminando como cualquier gripe o angina; no conozco que deje invalidez o discapacidad, por lo cual solo podrán reclamar quienes sean familiares de alguien con un daño permanente o fallecido”.

De esta forma, va a haber muchos casos en que se podrá reclamar, pero “la mayoría no necesitará la protección de la ART, salvo que necesite un tratamiento que sea más caro. Por suerte no creo que haya tanto impacto”, finalizó el letrado.

Escuchá la entrevista completa a Jorge Elías:

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo