El artista rosarino apasionado por las figuritas y sus reliquias mundialeras

El plástico Julio Rayón pasó por Hoja de Ruta en Sí 98.9 para hablar de su afición: llenar álbumes de todo tipo.

Late, nola, late, nola. El ritual del intercambio de figuritas está en la nostalgia o en el presente de la mayoría. Ya sea con recuerdos de la niñez o de ese mismo día, todo lo que se genera alrededor de “las figus” es emblemático. Y si bien nunca paran de producirse álbumes y colecciones, las vísperas del Mundial son uno de esos momentos en los que todos vuelven al ruedo. 

En ese marco, Julio Rayón, artista plástico rosarino, pasó por Hoja de Ruta en Sí 98.9 para dar cuenta de su larga data como coleccionista de figuritas y de paso a mostrar algunas de sus reliquias mundialeras: los álbumes completos las últimas cuatro Copas del Mundo. Hasta ahí, puede no parecer una gran hazaña, pero en realidad Julio los tiene todos, entre sus más de 1500 colecciones de figuritas.

Hace 25 años, la misma pasión que lo acerca a su profesión fue lo que lo acercó al arte de las figuritas: “Soy profesor de grabado y me gusta todo lo que es impresión. Las figuritas son muchas veces lo último en impresión en el mundo”, explicó. 

Julio Rayón y sus tesoros, sin permitirse perder la capacidad de asombro.

Y en lo técnico, Julio encuentra algo maravilloso: “Hace unos años en Argentina se incorporó un nuevo concepto en las figuritas que fue la cuestión del tiempo. Por ejemplo los hologramas, que empiezan con el jugador pateando y la vas girando y termina con la pelota en el arco. O sea, un segundo de un partido. Eso es algo extraordinario”, se asombró.

Aunque pueda reavivar la nostalgia de cualquiera, Rayón advirtió  que “el álbum de figuritas de los mundiales no es de carácter histórico”, dado que en algunas ocasiones los datos o jugadores allí presentados no fueron los definitivos. “El álbum tiene que estar listo para la comercialización por lo menos dos meses antes del Mundial, con lo cual la empresa que los edita tiene que acertar de alguna manera con los planteles”, observó.

Respecto de la famosa marca que produce los álbumes, Julio dijo que se trata de una firma italiana que a partir de los '60 alcanzó un crecimiento inédito, adueñándose de todo el mercado de figuritas. “Y al ganar la licitación para hacer al álbum oficial, hace que el mismo álbum que tengan los niños acá lo tengan en todo el mundo. Por eso vienen en varios idiomas”, abundó el artista devenido experto en este asunto.

Un fenómeno tan peculiar como fascinante de las figuritas del Mundial o de fútbol, es que atraen por igual a niños, jóvenes y adultos, dando lugar a interacciones únicas: “En el intercambio de figuritas, principalmente hay una curiosa relación humana que a veces intento explicar pero otras no comprendo del todo. Los chicos tienen una capacidad de darle valor a las cosas muy distinta a la de los adultos. Los adultos intercambiamos una figurita por otra, pero los chicos cambian una por cinco o por diez. Le dan valor porque es un determinado jugador o porque tiene un determinado color”.

Hay otra particularidad de las figuritas futboleras que Julio destaca y que asocia a que el deporte sea un evento cultural: “Actualmente los chicos no solamente van a ver a los jugadores en los álbumes, sino que van a ver también las ciudades donde se desarrollan los acontecimientos, los nuevos estadios, van a comprender parte de la cultura. Siempre hay un complemento cultural”, celebra. 

A pesar de que todos los relatos de Rayón son interesantes, una frase en resuena en oído de todos. “Ya no existe más la figurita difícil. En el año calendario aparecen en Argentina entre 25 o 30 álbumes, o sea que nadie puede coleccionar todas. Las empresas que producen los álbumes de figuritas te venden la que te falta, porque les interesa que lo llenes y quedes satisfecho”, afirma, echando por tierra aquella ilusión de ser apenas un suertudo o un coleccionista comprometido que pudiera completar el álbum.

Al momento de pensar en su colección, Julio se rehúsa a ponerle un valor pero sí se anima a elegir favoritos entre las figuritas mundalistas: “Posiblemente los álbumes de la década del 50 sean mis favoritos porque son los de cuando yo era niño”. Respecto del álbum de Rusia 2018, que tiene en vilo a miles de personas de todas las edades alrededor del mundo, Rayón es cauto: “Todavía me faltan como 200… ¡es que son más de 600!”.

Escuchá la nota completa: 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo