La dupla de realizadores Anthony y Joe Russo, reconocidos por su paso en el Universo de Marvel y como autores dentro de esa franquicia de las superexitosas últimas dos entregas de los Vengadores, estrenan este viernes en Netflix "El hombre gris", película de acción y espionaje protagonizada por Ryan Gosling y Chris Evans con una propuesta de alto voltaje cinematográfico que "puede reflejar el momento actual que vivimos".

Así lo aseguró en diálogo con la agencia de noticias Télam Joe Russo, quien además de dirigir la cinta junto a su hermano también se encargó de adaptar la novela homónima del estadounidense Mark Greaney junto con Christopher Markus y Stephen McFeely, con la idea de transformar esta producción en una saga en sí misma, como tiempo atrás lo hicieron otras historias del género como las de James Bond, el Ethan Hunt de "Misión Imposible" o Jason Bourne.

En ese sentido, el combo que dio lugar a esta producción resulta prometedor para esos planes, con el pasado de Greaney como colaborador del escritor Tom Clancy -creador de otro famoso espía que saltó al audiovisual como Jack Ryan- y la clara habilidad de los cineastas para plasmar en la pantalla imponentes y cautivantes persecuciones, peleas y todos los elementos asociados a la acción como se la conoce en su estado más puro.

Sus dotes habían quedado en evidencia tras hacerse cargo de "Capitán América y el Soldado del Invierno" (2014) y "Capitán América: Civil War" (2016), que les valieron a los Russo la tarea de complacer al exigente séquito de fans de Marvel con las dos películas que darían cierre a la denominada "Saga del Infinito": "Avengers: Infinity War" (2018) y "Avengers: Endgame" (2019), dos despliegues de una inmensa espectacularidad visual que probaron ser verdaderos tanques de taquilla.

Luego, la dupla se abocó a alimentar su propia productora, AGBO, con la que el año pasado lanzaron el drama criminal "Cherry" y la reciente y aclamada "Todo en todas partes al mismo tiempo" (2022) antes de incursionar nuevamente en el género que los llevó a la fama con el proyecto de "El hombre gris".

Los hermanos Russo vuelven a la acción con "El hombre gris"

En esta historia, Ryan Gosling interpreta a Court Gentry, un frío exconvicto reclutado por la CIA por Donald Fitzroy (Billy Bob Thornton) como mercenario bajo el nombre en código "Sierra Seis" para llevar a cabo las operaciones más secretas y especiales de la agencia.

Sin embargo, el panorama cambia cuando el joven Denny Carmichael (Regé Jean-Page) se hace cargo de los operativos y el equipo al que pertenece el protagonista y, en medio de una de sus misiones, Gentry descubre que no solo debía eliminar a un colega sino que su objetivo era recuperar información sumamente sensible para el nuevo jefe a cargo.

Algo le huele mal al personaje de Gosling, que decide rebelarse contra las órdenes de su superior y se embarca en una huida internacional que lo lleva a majestuosos escenarios como Bangkok, California, Praga y la zona francesa de Chantilly, mientras es perseguido por otro asesino de la CIA tan calculador como él pero entregado por completo a sus rasgos psicopáticos y a su sed de sangre.

Se trata de Lloyd Hansen, encarnado por un Chris Evans que esta vez se aleja del correcto y justo Capitán América que inmortalizó para Marvel para ofrecer una particular mezcla de humor negro y violencia como la contraparte de Gentry, con quien juega a una caza incesante y cada vez más vertiginosa hacia su inevitable y explosivo encuentro final.

De cara al lanzamiento del filme -en el que también participan Ana de Armas, Wagner Moura, Jessica Henwick y Alfre Woodard-, Joe y su hermano Anthony conversaron con esta agencia sobre la ambiciosa producción.

- ¿Por qué decidieron embarcarse en esta adaptación?

- Joe Russo: Fue muy oportuna la llegada del proyecto, y esta era una historia de espionaje fantástica, nos gustó esta noción de que el protagonista fuera el espía de todos los espías. Además hay muchas piezas de acción muy inventivas, a Anthony y a mí nos gustan esas películas que te hacen olvidar tu balde de pochoclos mientras la estás mirando por lo absorto que estás, y este era ese tipo de narrativa que no podíamos dejar pasar.

- Los personajes de Ryan Gosling y de Chris Evans son muy diferentes a los que el público está acostumbrado a ver de ellos. ¿Qué pueden decir de estos asesinos confrontados?

- Anthony Russo: Los dos son actores increíbles y muy talentosos, y queríamos crear dos personajes que básicamente estuvieran en un trayecto de colisión a lo largo de la película. Esa es la forma en que la estructuramos, con estos dos personajes fascinantes que inevitablemente van a entrar en conflicto entre sí, y tratamos de crear dos opuestos importantes en ellos. El personaje de Ryan es muy controlado, disciplinado, callado, no desperdicia nada de energía, la guarda para cuando la necesita y piensa mucho. Mientras, el de Chris es todo lo opuesto: es ruidoso, quiere destrozar cada lugar al que entra sólo por el hecho de hacerlo, y se nota en la forma en que se viste, en que se comporta, es alguien totalmente imprudente. Fue muy divertido descifrar qué tipo de personajes podíamos construir también en relación a ellos como actores, y ver la forma de sacarles el mayor provecho.

Los hermanos Russo vuelven a la acción con "El hombre gris"

- Después de experimentar con proyectos de acción durante estos últimos años, ¿qué momento creen que está atravesando el género? ¿Qué lugar ocupa "El hombre gris" en ese panorama?

- Joe Russo: Creo que las películas de espionaje necesitan mantenerse vigentes de alguna manera, James Bond existe hace 60 años, Bourne ya cumplió dos décadas, y creemos que "El hombre gris" es claramente de esta época. Todos estos personajes son grises, son todos complejos, y viven en un mundo muy complicado. Creo que es una época interesante porque el cine de acción y de espionaje puede reflejar el momento actual que vivimos, y en la película hay algunas ideas interesantes sobre eso, como el hecho de que el personaje de Ryan tienda hacia la humanidad y el de Chris se aleje de esa humanidad. Parece haber una lucha ahí que también existe en el mundo, y la conecta muchísimo con los hechos actuales.