Pasó la tormenta con más ruido que nueces, y ahora el domingo luce con cielo despejado y fresco. Una buena jornada para cumplir la cita con las urnas y luego disfrutar el día.

La temperatura, por obra del desahogo de la lluvia, bajó unos cuantos grados y en la mañana arrancó por debajo de los 20ºC. A pesar de que saldrá el sol, el termómetro no irá más arriba de los 27ºC.

Nos queda una suave brisa limpiadora desde el sur que contribuye al fresco de la jornada. Y una certeza de que ni hoy ni mañana volverá a llover. El martes, tal vez ya sea otra cosa. Pero por ahora, carpe diem (disfruta el día).