La Patagonia argentina y varias localidades de la región central del país registraron este martes temperaturas bajo cero, en el marco de la presencia de una masa de aire de origen polar que avanza de sur a centro del territorio nacional dejando marcas térmicas de hasta -10 grados, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Por segundo día consecutivo, varias localidades de la franja central del país amanecieron con marcas térmicas bajo cero como Malargüe (-7,3) y San Rafael (-2,2) en Mendoza; Santa Rosa (-5,1) y Victorica (-8,7) en La Pampa y las ciudades bonaerenses de Bolívar (-3,7), Benito Juárez (-2,8), Azul (-3,2) y Olavarría (-2,4).

Los distritos del norte argentino presentaron mínimas por debajo de las marcas habituales para esta época del año aunque visiblemente superiores a las del centro y sur del país, En distritos de Formosa la temperatura más baja fue de 10 grados, y en Tartagal, provincia de Salta, fue de 11.

Cindy Fernández, meteoróloga del SMN, explicó que esta situación se debe al “avance de una masa de aire frío que se originó en latitudes polares, a la altura del Pasaje de Drake, cerca de Tierra del Fuego” y que la misma continuará presente en la región central, por lo menos, hasta este miércoles.

Está previsto que en la tarde o noche del miércoles el viento comience a rotar y llegue “aire del sector norte y noreste” lo que provocará un leve y escalonado incremento en las marcas térmicas mínimas en el centro del país.

En Rosario, la mínima estimada para este martes era de -2 grados en tanto para este miércoles se espera un mínima de 2, que el viernes llegará a 3 y el domingo a 8 grados. Este aumento en las temperaturas estará acompañado de un incremento en la nubosidad, con marcas térmicas máximas que rondarán entre los 14 y 17 grados.

En tanto, en la Patagonia argentina se registraron marcas térmicas por debajo de los -10 grados, como en Maquinchao, provincia de Río Negro, donde el termómetro marcó 15 grados bajo cero. La localidad de Chapelco, en Neuquén, con -12,6 grados alcanzó la temperatura mínima más baja registrada para el mes de mayo desde que se tienen registros meteorológicos (1961).

Según un informe elaborado por el organismo el pasado 27 de mayo, para los próximos tres meses se espera una temperatura “superior a la normal sobre el este y sur de Patagonia” y “normal o superior a la normal sobre La Pampa, oeste de Buenos Aires y oeste de Patagonia”.

“Sobre gran parte del centro y norte del país se espera que la amplitud térmica media sea superior a la normal, asociado a una mayor frecuencia de temperaturas mínimas diarias extremadamente bajas y temperaturas máximas diarias extremadamente altas para la época”, apuntó el reporte.

(Télam)