Humo, humedad y cielo cubierto, un combo casi asfixiante para la vuelta a la semana y el inicio del invierno. Será, para colmo, una jornada fría, sin demasiada luz durante toda la semana por lo que cual la temperatura no logra ascender: las máximas serán de apenas 13 grados. 

El viento del sudeste sopla desde temprano lo que no solo trajo el humo de los pastizales quemados de las islas sino también una baja de la sensación térmica. Apenas 0,5° a las 7.El soplido del sudeste seguirá todo el día. Poco sol y fresquito.