La lluvia trajo algo de alvio en los humedales, pero también instaló un pequeño invierno en medio de la primavera. Los días lluviosos y fríos continurán hasta el jueves y el próximo fin de semana volvería el calor y el cielo despejado.

Según el informe del Servicio Meteorológico Nacional, la temperatura máxima para este sábado será de 15 grados, mientras que la mínima llegará a los 10.

Respecto al viento, la intensidad será muy leve y la dirección predominante durante toda la jornada será la este (esta tendencia se mantendrá hasta el martes).

Recién el próximo viernes las nubes se retirarán del cielo rosarinos y el sol desembarcará con intensidad, haciendo subir el termómetro a los ¡33 grados!