Este fin de semana largo, la ciudad de Santa Fe tuvo un episodio dramático cuando en una de sus playas hubo un ataque de palometas que dejaron al menos 30 heridos, entre ellos, una adolescente de 13 años que perdió un dedo.

La noticia pegó fuerte en la ciudad de Santa Fe pero Rosario no está exenta ya que tiene una larga costa con playas. Por eso es preciso comentar por qué se aproximan estos peces feos, sucios y malos para prevenir eventuales ataques.

Sergio Berardi, representante de la Seccional Santa Fe del Sindicato Único de Guardavidas, en contacto con Aire de Santa Fe, dio detalles de su aparición: “El hábitat natural de la palometa es la laguna, y la falta de caudal y la alteración por las altas temperaturas hace que el cardumen se vuelque a la costa. Por eso, se dan casos tan seguidos ”.

En tanto, el doctor en ciencias Biológicas, Pablo Scarabotti, investigador del Conicet y docente de la Universidad del Litoral descrito: "La aparición de palometas es común cuando hace mucho calor, respetan su ciclo biológico. Las temperaturas más elevadas son aprovechadas para atacar. Son animales ramoneadores de otros peces, tienen dientes triangulares y cuando ven a uno herido atacan en cardúmen ".

Vale recordar que durante la temporada veraniega del 2020 se produjeron gran cantidad de ataques de palometas en la zona costera rosarina y de islas, debido a  la notable bajante del río y por las altas temperaturas.