sec-corbata

Violenta entradera en barrio privado de Ibarlucea

El relato de la víctima sobre lo ocurrido. Los ladrones se llevaron dinero, ropa, joyas, relojes y artículos tecnológicos

Una familia fue víctima de una violenta entradera en un barrio privado de Ibarlucea. Siete ladrones redujeron a la custodia del lugar e ingresaron a una de las viviendas para robar dinero y otros objetos de valor.

El robo se registró martes 13, cerca de las 22:30, pero recién trascendió este jueves a los medios. Ariel, su mujer y su hija de dos años regresaban en ese momento a su casa ubicada en la Estancia La Rinconada. Al desactivar la alarma hogareña y comenzar a abrir la propiedad, el dueño de casa percibió que algunos autos se estacionaron frente a su vivienda y tres hombres extraños descendieron de los vehículos. Los ladrones se presentaron como personal de seguridad en un principio pero al  instante decidieron blanquear la situación: redujeron a la víctima e ingresaron violentamente a la propiedad.

“Al llegar a la estancia observé que había varios autos que no veía habitualmente, pero creí que eran de algún familiar o supervisor de la seguridad privada”, comentó Ariel. “Cuando me dí cuenta de que los autos de la entrada estaban frente a mi casa, intenté activar la alarma pero no se ingresó bien. Tres hombres se me acercaron, armados, y me llevaron para la planta alta, donde está mi habitación”, agregó el dueño de casa.

Los delincuentes eran siete en total. Dos se quedaron reduciendo a los guardias de seguridad, que también eran dos, y los cinco restantes ingresaron en la vivienda. Los ladrones habían llegado a la Estancia La Rinconada a las 21:30 aproximadamente pero al no poder entrar en las viviendas deshabitadas, con alarmas activas y perros que custodiaban el perímetro, decidieron esperar a que regresara a su casa algún propietario. En el barrio privado sólo hay tres viviendas ocupadas de forma permanente, las demás casa están vacías o sus dueños están de vacaciones.

Luego de encerrar a la beba de dos años y su madre en una habitación de la planta alta, los ladrones pasaron a revolver todo el cuarto principal donde tenían amarrado a Ariel. Después de reiteradas amenazas y con bastante tiempo, los delincuentes comenzaron a llenar valijas con ropa, joyas, relojes, perfumes y productos electrónicos, además del dinero que habían solicitado en primera instancia. 

Mientras se llevaba a cabo el robo, la mujer de uno de los guardias de seguridad arribó a la estancia para saber por qué su esposo cortó abruptamente su teléfono y no respondía a las llamadas. La señora, embarazada, se trasladó preocupada desde Serodino. Al llegar al lugar y observar que los empleados del ingreso no estaban, se dirigió la la comisaría de Ibarlucea. Luego de esperar un momento, porque no había móviles disponibles, la mujer y los efectivos policiales se dirigieron a La Rinconada. Sin embargo, los delincuentes ya se habían ido.

“En el lugar no hay cámaras de videovigilancia, por lo que los ladrones actuaron a cara descubierta. Por lo sucedido agregamos más personal de seguridad. En los próximos días no reuniremos con los administradores del barrio para analizar qué medidas tomar”, concluyó Ariel.

La denuncia por el hecho se realizó en la comisaría de la zona, no hay novedades sobre los ladrones ni los artículos robados. 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo